Represas brasileñas impiden que el agua baje en Guayaramerín

Cae el turismo, se pierden cultivos y los productos se encarecen.

Sergio Mendoza / La Paz. Sábado, 15 de marzo de 2014. El nivel del río Mamoré sigue subiendo, éste desemboca en el río Madera, en el cual se construyeron las hidroeléctricas Jiraú y San Antonio.

Las represas brasileñas Jiraú y San Antonio, construidas sobre el río Madera, impiden que el agua baje en Guayaramerín, informó el alcalde de este municipio, Alexander Guzmán, quien estima que la inundación descenderá en un mes.

“Las aguas bajarían rápido como en San Ramón y San Joaquín, lo malo es que aquí estamos cerca a las represas; a menos de 80 kilómetros está la de Jiraú y después la de San Antonio, entonces las aguas no corren”, indicó Guzmán.

Mientras las zonas altas de Beni se recuperan de las inundaciones, se estima que en Guayaramerín, ubicada en la frontera con Brasil, el agua suba durante una semana más. El caudal del río Mamoré, que desemboca en el Madera, donde están las dos represas brasileñas, continúa creciendo.

Sus aguas ingresaron al área urbana e inundaron 13 barrios. El Comando del Tercer Distrito Naval Madera, la Capitanía, dos hoteles y un centro comercial se anegaron.

En el municipio hay 1.500 familias afectadas. En áreas urbanas y periurbanas se evacuó a 400 familias. Hay 22 unidades educativas que funcionan como albergues y se construye un campamento con 300 carpas en el exaeropuerto, una de las zonas más altas.

El alcalde reconoció la ayuda que reciben por parte del Gobierno. “Defensa Civil y el Ministerio de Salud nos apoyan, estamos bien atendidos”.Aclaró que su principal problema es la falta de circulante económico debido al aislamiento en el que se mantienen por el corte de la carretera que une esta población con Porto Velho, Brasil, de donde llegan los turistas. La gente de Guayaramerín se encuentra desesperada porque falta el dinero y los productos se encarecen.

Además, en el área rural “los cultivos de 39 comunidades se han perdido porque están en tierras bajas”, dijo la autoridad edil.

Si bien todavía no se perdió ganado en esta región, los pastizales fueron inundados y el alimento para las reses escasea. En abril, cuando se inicie la época de invierno, “el primer surazo se llevará a las vacas flacas, a los terneros y a los animales viejos, son los primeros en caer porque están comiendo prácticamente barro”, añadió el alcalde.

Los efectos que tendrían las hidroeléctricas brasileñas sobre el territorio boliviano fueron advertidos en 2008. Ya entonces el Gobierno boliviano manifestó su preocupación.

El lunes 10 de marzo, el juez quinto de Tribunal Ambiental y Agrario de la Corte Judicial de Rondonia (Brasil), Herculano Martins, emitió una sentencia que obliga a las empresas de Jiraú y San Antonio a correr con todos los gastos de atención de las familias damnificadas en municipios del vecino país afectados por las inundaciones.

Además deben realizar un nuevo estudio de impacto ambiental por la actividad de las infraestructuras. El incumplimiento se sancionará con una multa diaria de 235 mil dólares.

El canciller David Choquehuanca informó que el 7 de abril se reunirá con su colega de Brasil, Luiz Figueiredo, para analizar la supuesta incidencia que tuvieron las dos megarrepresas en las últimas inundaciones en la Amazonia boliviana.

Fuente: Pagina Siete

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s