La geoingeniería no es lugar para las ganancias corporativas

[Clive Hamilton, The Guardian]

“Salvar el mundo y hacer un poco de dinero a lado.” Ese es el lema de Russ George, el colorido empresario  detrás de “Planktos Science” que quiere poner la geoingeniería en práctica ahora. George está convencido de que mediante la adición de sulfato de hierro a los océanos, se puede estimular la proliferación de plancton y así aspirar suficiente dióxido de carbono de la atmósfera para compensar las emisiones humanas de la quema de carbón y petróleo.

En 2007, con el respaldo de un promotor inmobiliario canadiense, el buque Planktos zarpó de San Francisco con destino a las Islas Galápagos, cargado con sulfato de hierro. George iba a hacer un gran negocio con la venta de bonos de carbono a quien estuviera interesado.

George cree, y le dijo a quien le preguntaba, que la fertilización del océano podría convertirse en un negocio de 100 mil millones de dólares y dio a entender al periodista Jeff Goodell que la empresa de servicios de quema de carbón más grande de Estados Unidos estaba interesada en la compra de sus bonos de carbono.

La empresa pronto se derrumbó, dejando una nube de desconfianza que pesa sobre todas las investigaciones sobre la fertilización con hierro. No mucho después de que Russ George hiciera sonar las campanas de alarma de regulación, el Convenio de Londres, que regula el vertido de desechos en el océano, y el Convenio sobre la Diversidad Biológica aprobaron resoluciones que prohíben los experimentos de fertilización con hierro, excepto bajo ciertas condiciones restrictivas.

Geoingenieros como Russ George enloquecen a respetables investigadores, -sin hablar de aquellos hombres de negocios que piensan realmente es posible obtener beneficios de un “Plan B”-. Sobre esta cuestión, un reciente informe del Consejo Nacional de Investigación de Estados Unidos (NRC) destaca que la eliminación dióxido de carbono es cara y limitada por “falta de madurez técnica”.

Una serie de empresas han identificado oportunidades de negocio en las tecnologías diseñadas para eliminar el dióxido de carbono de la atmósfera y almacenarlo en algún lugar más o menos permanente. Aquellos que creen que pueden beneficiarse de los créditos de carbono, porque empresas contaminantes con topes de emisión pagarán por ellos, apuntan al Mecanismo de Desarrollo Limpio del Protocolo de Kioto, que permite a las partes cumplir con sus obligaciones de reducción de emisiones Pagando a los países en desarrollo para hacer crecer bosques que han sido deforestados hace mucho tiempo.

Más árboles significa más dióxido de carbono absorbido en la vegetación en vez de en el aire, al menos durante un tiempo. Sin embargo, preocupada por la verificabilidad y la permanencia del dióxido de carbono almacenado en los árboles, la Unión Europea no permite los créditos generados de esa manera para ser negociados en su esquema de comercio de emisiones.

Y la promesa comercial de otros métodos de eliminación de dióxido de carbono va a ser probablemente limitada. Créditos para el uso de máquinas gigantes para eliminar el gas no son susceptibles de ser aceptados a nivel internacional desde hace mucho tiempo, en todo caso, sobre todo porque la infraestructura industrial necesaria para la extracción tendría que ser tan grande como la infraestructura que genera las emisiones allí – pozos de aceite, minas de carbón, ferrocarriles, oleoductos, centrales eléctricas, refinerías, etc.

Sin embargo, tecnologías “de captura de carbono” están siendo desarrollados por empresas como Carbon Engineering, una compañía canadiense fundada por el físico y entusiasta de la geoingeniería de Harvard, David Keith. Son empredimientos que buscan una razón de ser, pero que han permitido que multimillonarios como N. Murray Edwards el de Alberta oil Sands y Bill Gates inviertan en la empresa.

Los dilemas éticos

Las perspectivas son muy malas cuando las compañías de combustibles fósiles juegan en ambos lados del tablero – compañías petroleras como Shell y ConocoPhillips también han invertido dinero en la geoingeniería. ¿Es ético que los contaminadores promuevan] tecnologías que les permitan seguir contaminando?

Si las promesas hechas por la geoingeniería erosionan los incentivos políticos que exigen a los grandes contaminantes a reducir sus emisiones, veremos a las empresas de combustibles fósiles presionando a través de lobby para obtener respaldo político en para modificar el clima?

Las dificultades éticas y políticas se profundizan cuando llegamos a otro tipo de esquema de geoingeniería revisado en el informe del NRC, “modificación del albedo” – antes conocido como “Gestión de la radiación solar” – que son esquemas para reducir la cantidad de luz solar que alcanza la superficie de la Tierra.

Nadie va a hacer dinero de comercio de créditos de reducción de emisiones en el oscurecimiento global. Pero algunos equipos comerciales pueden imaginar un mundo desesperado pagándoles sumas principescas para obtener el acceso a la tecnología que lo permite.

Se han emitido una gran cantidad de patentes, 28 en el último recuento, incluyendo uno para una manguera suspendida por globos dirigibles que rocía aerosoles de sulfato. Patentada la StratoShield, que es propiedad de una empresa llamada “Intellectual Ventures”, comercializa el dispositivo como “una forma práctica y de bajo costo para revertir el calentamiento catastrófico del Ártico, o de todo el planeta.”

Entre los inversores de “Intellectual Ventures”, quienes tal vez se ven a sí mismos haciendo una gran suma de dinero gracias a la catástrofe planetaria, se encuentran Nathan Myhrvold, ex director de tecnología de Microsoft, y el propio Bill Gates.

Así que aquí está el resultado final: si quieres hacer dinero con el calentamiento global debes invertir en eficiencia energética y empresas de energías renovables. Ellos son los ganadores garantizados y tus hijos no te odiarán por ello.

Clive Hamilton es político activista Profesor de Ética en el Centro de Filosofía Aplicada y Ética Pública en Australia

Traducción: Fundación Solón

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s