No Conviertan el Fondo Verde del Clima en un Fondo Empresarial Codicioso

Una nota sobre el Fondo Verde del Clima en la COP de la Convención del Clima lanzado en la última COP 20, una interesante perspectiva de Karen Orenstein de Amigos de la Tierra alertando que corre el peligro de ser usado por corporaciones y países contaminadores y que hay que evitar que este se convierta en un mecanismo tramposo para seguir contaminado usando combustibles fósiles y usar a los países en desarrollo com pretexto para los negocios corporativos com el caso del Japón que cuenta el dinero que presta a sus corporaciones contaminadoras como parte de su aporte al fondo. “Dado que este Fondo está aun en fase de diseño hay aun tiempo para sus reglas mejores. Pero el tiempo es corto, Si el Fondo Verde del clima va a ser utilizado para incrementar la dependencia a los combustibles fósiles y favorecer a las necesidades de Wall Street y las multinacionales, sería un a perdida de tiempo dejar al mundo estas condiciones para el fondo mas importante de nuestros tiempos. Por ello uno de los primeros temas en nuestra agenda es que el Fondo Verde del Clima adopte una lista de exclusión que prohiba el financiamientos iniciativas que usen combustibles fósiles.” (K.O)

Elizabeth Peredo – Fundación Solón

[Karen Orenstein, Amigos de la Tierra 10/12/2014]

La semana pasada, la Cumbre del Clima de la ONU en Lima, Perú, inició en medio de una controversia con la noticia de que Japón contaba con préstamos para proyectos basados en uso del carbón en Indonesia bajo la figura del financiamiento climático. (El Financiamiento Climático, son fondos de inversión de países desarrollados utilizados para pagar deudas a los países en desarrollo promoviendo la mitigación y la adaptación al cambio climático)

Esta noticia fue condenada tres veces. En primer lugar, el Japón alegó que el carbón no era dañino para el clima. En segundo lugar, el dinero prestado por Japón estaba destinado a sus propias corporaciones multinacionales figurando como financiamiento climático. Y en tercer lugar, lejos de mejorar las condiciones de vida, los proyectos basados en carbón impactan negativamente a las comunidades locales.

Era como si un médico, contratado por la industria tabacalera, prescribiera cigarrillos para curar el cáncer.

Pero, técnicamente, Japón no hizo nada malo. ¿Por qué? Debido a que, en virtud de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, los países no han acordado ninguna norma para lo que puede, o no, ser considerado como financiamiento climático. Es un mundo libre, cualquier país puede decidir y concebir por sí mismo lo que es el financiamiento climático – para disgusto de muchos países en desarrollo y, en general, cualquier persona preocupada por una catástrofe climática.

Y si las reglas de lo que se considera financiamiento climático no son rápidamente establecidas, el nuevo Fondo Verde para el Clima (FVC), la institución climática multilateral más importante del mundo, también podría acabar apoyando proyectos climáticos contaminantes bajo el disfraz de financiamiento climático. Para evitar que se produzca una farsa , movimientos y organizaciones del Sur han tomado la iniciativa para pedir que la energía sucia sea específicamente excluida del FVC. Una carta enviada a la junta del FVC de varios cientos de estos actores y de simpatizantes en el Norte, declara:

“Instamos a que sea una política explícita … que los fondos del Fondo Verde del Clima no serán utilizados directa o indirectamente para proyectos o programas perjudiciales de financiamiento de energía de combustible fósil. Observamos con gran preocupación y alarma cómo otras instituciones financieras internacionales incluyen estos tipos de proyectos en su financiamiento para el clima y la energía, bajo la lógica de la energía “baja en emisiones de carbono” y cambiar a combustibles de “bajas emisiones” . El financiamiento de cualquier combustible fósil y cualquier energía dañina a través del Fondo Verde del Clima es inaceptable.”

Pero ya hay señales de peligro por delante. Japón, por ejemplo, se ha pronunciado en ante la junta del FVC, en favor de un fondo “tecnológicamente neutral” –es decir. capaz de soportar los combustibles fósiles– como lo han hecho China y Dinamarca.

Si el “Financiamiento Climático” de Japón para Mitsui y Tokyo Electric Power Company se mantiene, existe un riesgo real de que el FVC pueda convertirse en un “Fondo Empresarial Codicioso”, los activistas han considerado ese resultado como una voluntad de servir a las necesidades de General Electric, BNP Paribas y Goldman Sachs en lugar de los pequeños agricultores, recicladores y otras personas comunes en los países en desarrollo.

Ese riesgo se deriva en parte de la tentación de asegurar que el FVC se centra en el aprovechamiento de financiamiento privado. Un exceso de énfasis en la participación del sector privado podría corromper de manera peligrosa el FVC. En primer lugar, sería darle poca importancia a la adaptación, que ofrece pocas oportunidades comercialmente rentables. En segundo lugar, la tendencia seria a pasar por encima de los países de bajos ingresos, así como a las comunidades marginales en todos los países en desarrollo.

Por último, la asignación del su supuesto “financiamiento climático” de Japón para apoyar proyectos social y ambientalmente dañinos podría ser algo que veamos en el Fondo Verde del Clima. Al menos al principio, el FVC es probable que se apoye en gran medida en intermediarios financieros para desembolsar los fondos y mantener salvaguardas ambientales y sociales.

Pero si esas instituciones asociadas no tienen ni la capacidad, ni la voluntad, ni claros los incentivos para mantener altos estándares sociales y ambientales, podríamos ver una repetición de lo que ha sucedido en la Corporación Financiera Internacional. Una auditoría interna condenatoria encontró que en la mayoría de los casos cuando la Corporación Financiera Internacional utilizó intermediarios financieros para desembolsar los fondos, las empresas beneficiarias simplemente continuarían con sus negocios como de costumbre, en lugar de mejorar sus prácticas promoviendo sostenibilidad. Es preocupante que los EE.UU. han propuesto un “Fast Track” para que los bancos la lista de los Principios de Ecuador sean intermediarios acreditados del FVC – a pesar de que los Principios de Ecuador prácticamente no tienen requisitos de elegibilidad para inscribirse, y no existe un proceso de expulsión de la lista si los bancos no aplicasen los principios.

Afortunadamente, dado que el Fondo se encuentra todavía en la etapa de diseño, todavía hay tiempo para elaborar de manera correcta las reglas del Fondo Verde del Clima. Pero el tiempo apremia. Si se permite que el FVC pueda apoyar proyectos que promuevan la dependencia de combustibles fósiles, priorizando las necesidades de Wall Street y las corporaciones multinacionales, o dañen a las personas y los ecosistemas, será un duro golpe al más joven y posiblemente más importante fondo climático del mundo. Como uno de los primeros puntos a ser tocados en su primera reunión de 2015, la junta del FVC debería adoptar una lista de exclusión que prohíba cualquier financiación de los combustibles fósiles. Punto.

Karen Orenstein es un analista político de la ONG Amigos de la Tierra y un observatorio para el Fondo Verde del Clima.

Ver más en: http://www.foe.org/news/blog/2014-12-environmental-finance-cop-blog-dont-turn-the-gcf-int#sthash.IryUTazQ.dpuf

Para ver el articúlo original en ingles pulse aquí

Traducción: Fundación Solón

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s