Perú especialmente sensible a cualquier tipo de transformación de su medio ambiente.

el
[elperuano.com.pe/ 20/03/2015]

Por una cultura de la prevención

crédito: laprensa.peru.com
Luego de la declaración del estado de emergencia por 60 días en el distrito de Lurigancho-Chosica, en la provincia de Lima, con el fin de atender con mayor rapidez y eficiencia la situación causada por la caída de huaicos (Masa enorme de lodo y peñas que las lluvias torrenciales desprenden de las alturas de los Andes y que, al caer en los ríos, ocasionan su desbordamiento), el Gobierno continuará ayudando a las autoridades locales para enfrentar esta desgracia que dejó ocho muertos, decenas de heridos y cientos de damnificados.
En una de sus visitas a esta castigada zona, el presidente Ollanta Humala hizo una exhortación acerca de no construir viviendas en las quebradas. Este tema está estrechamente relacionado con la necesidad urgente de forjar en la sociedad peruana una cultura de la prevención.

En primer lugar, hay que tener en cuenta que no es la primera vez que cae un huaico en esta zona de Chosica y, lamentablemente, no será la última vez. Los peruanos debemos ser conscientes de que vivimos en uno de los países con mayores variaciones topográficas, climáticas y distintos suelos ecológicos. Esto implica que existe el riesgo de que se produzcan deslizamientos de tierra, inundaciones, sequías; además, vivimos en una zona sísmica.

A nuestra difícil geografía se le añade, en segundo lugar, nuestra megadiversidad climática. Tenemos 27 de los 32 climas del mundo. Por eso, nuestro país es especialmente sensible a cualquier tipo de transformación de su medioambiente. El instituto Tyndall Center de Inglaterra señala que el Perú es el tercer país más vulnerable por el cambio climático.

De la misma forma, y en tercer lugar, nuestro territorio es susceptible a la repercusión de fenómenos hidrometeorológicos, como es el caso del Fenómeno El Niño. Aunque también debemos decir que las costas de Atacama, en Chile, y Loja, en Ecuador –donde se han registrado seis muertes por deslizamientos debido a las intensas precipitaciones–, también experimentan semejante evento de la naturaleza.

Ante esta realidad, la exhortación del presidente Ollanta Humala es vital. La prevención no es una tarea exclusiva de las autoridades de las instituciones tradicionales de socorro de los diversos ministerios, sino un trabajo colectivo de la sociedad peruana.

Los dolorosos acontecimientos ocasionados por los huaicos deberían enseñarnos que existen lugares peligrosos para construir viviendas. Sin embargo, muchas veces por negligencia de las autoridades locales o simplemente por carencias económicas de las personas, se permite el levantamiento de viviendas en las quebradas de los ríos. Esta es una triste experiencia de la que todos debemos aprender para no repetir errores y después lamentar más pérdidas de vidas.

El desastre no fue mayor porque se invirtieron, como lo reveló el presidente Humala, 3,000 millones de nuevos soles en medidas de prevención, como la adquisición de maquinaria pesada, el despeje de las vías bloqueadas por el lodo y el barro, la limpieza de las riberas y la construcción de muros de contención para evitar más desbordes.

Ahora es tiempo de crear conciencia y asumir responsabilidades para que desde el lugar que ocupamos en nuestra sociedad podamos identificar y reducir nuestros riesgos, peligros y vulnerabilidades, con el propósito de actuar en una situación de emergencia ante un desastre.

Publicado: 26/03/2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s