Alalay se enfrenta al peligro de otra crisis

[ Los Tiempos, Violeta Soria, 02/05/2015]
Aves Un grupo de garzas busca alimento sobre un cúmulo de macrófitas convertidas en abono, en el sector norte de la laguna Alalay.  - Noé Portugal Los Tiempos

Aves Un grupo de garzas busca alimento sobre un cúmulo de macrófitas convertidas en abono, en el sector norte de la laguna Alalay. – Noé Portugal Los Tiempos

Alalay, considerada una de las últimas lagunas urbanas que alberga una importante diversidad de aves, soporta nuevamente el ingreso de aguas servidas y basura. A ello se suma la falta de control y avance de los comodatos que reducen cada vez más el espacio de anidación y reproducción de gaviotas y otras especies.

Otro impacto es la disminución del área de inundación, sobre todo, si se toma en cuenta que la laguna se habilitó para evitar que la ciudad se inunde, cuando el río Rocha se desbordaba.

Uno de los primeros efectos de la contaminación es la “eutrofización” de la laguna por la excesiva presencia de nutrientes. El fenómeno que a la larga altera el proceso de la fotosíntesis de las plantas acuáticas provoca un aumento de la biomasa y disminuye la biodiversidad.

La directora del Centro de Aguas y Saneamiento Ambiental (CASA) de la Facultad de Tecnología de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS), Ana María Romero, informó que la laguna está “altamente eutrofizada” con niveles elevados de nutrientes, debido a que recibe aguas domésticas e industriales provenientes de tres fuentes: el río Rocha, canales de desagües pluviales y rebalses de alcantarillado.

Los últimos análisis del agua de la laguna, realizados por CASA, establecieron un “exceso de nutrientes” con elevados niveles de nitrógeno con 1,39 miligramos por litro y de fósforo con 6,2. Los indicadores no deberían superar el 0,1.

El aumento de nutrientes incide en la proliferación de macrófitas (algas) que cubren la laguna hasta formar un manto verde que impide el paso de los rayos del sol y con ello la fotosíntesis. Una consecuencia es la falta de oxígeno (anoxia). Romero explicó que esto genera la mortandad de peces y la proliferación de algas.

El agua de la laguna también tiene metales pesados como plomo, cadmio y zinc, provenientes de los residuos de las industrias de jeans y surtidores. A esto se añade la contaminación microbiológica con bacterias y parásitos a consecuencia del agua de “pésima calidad”. Otro de los efectos es la emisión de gas metano o nitrógeno amoniacal.

Otro atentado ambiental proviene de los rebalses del alcantarillado de Semapa. El coordinador del Comité de Recuperación, Mejoramiento y Protección de la Laguna Alalay (Crempla), Erick Martínez, señaló que según los informes oficiales de Semapa “no existen” rebalses, sin embargo, las fugas son visibles. A ello se suma que más de 50 fábricas, restaurantes y gasolineras desvían sus aguas.

Hay 12 comodatos

El coordinador del Crempla informó que además de la contaminación con aguas servidas, basura y escombros, otra amenaza para el espejo de agua son los comodatos. La Alcaldía otorgó 12 concesiones que ocupan más de 100.000 metros cuadrados. En la mayoría de los casos se trata de actividades deportivas que incumplen las restricciones al realizar construcciones, echar escombros, organizar espectáculos, habilitar parqueos y no alcanzar las metas de forestación.

El Consejo Departamental de Medio Ambiente Cochabamba (Codema) solicitó el cumplimiento de la normativa ambiental y acciones para regular los comodatos que ya se han vencido, sobre todo en el lado este, considerado el más importante por ser un área de reproducción y anidación de aves, según la zonificación de la laguna Alalay.

En un recorrido realizado por este medio se observó que hay varios sectores que se están rellenando con escombros para elevar las canchas hasta en 1,50 metros y sellar el terreno sin medir el impacto en la reducción del sitio de inundación.

En el comodato que ya fue revertido del Club Aurora se encontró escombros y basura. En tanto que el césped se riega con aguas servidas de la poza de sedimentación, que en época de lluvia canaliza el agua del río Rocha. La responsable de la Dirección de la Madre Tierra de la Alcaldía, Ana María Bayro, señaló que el municipio realiza la limpieza, reforestación y cuidado. En el POA 2015 se asignó 11,8 millones de bolivianos.

200 especies de aves ante el riesgo de perder su hábitat

El biólogo y ornitólogo José Antonio Balderrama informó que la contaminación de la laguna afecta a casi 200 especies de aves que habitan en Alalay. Esta presencia de biodiversidad hace que el espejo de agua sea uno de las más diversos del país. Explicó que el 80 por ciento son nativas y el restante visitantes que llegan de Canadá, Norteamérica (boreales) y Sudamérica (australes).

Entre las visitantes se encuentran los playeritos y el pato picazo (Nettapeposaca). En tanto que entre las nativas están la gaviota andina (Chroicocephalusandinus), ibis puneño, garcita bueyera (Bubulcus ibis) y chok’as (Fulicaardesiaca). El pato medialuna (Anasdiscors) o pato de alas azules solía llegar de Norteamérica. Se caracteriza por tener un cuerpo oscuro con punteados negros en el pecho y una medialuna blanca en la cara. La especie más común es la garcita nivea (Egrettathula).

Balderrama señaló que los comodatos y la contaminación acústica que generan ocasionaron la pérdida de áreas de anidación, sobre todo en la zona este de la laguna. Además, de la escasez de alimento por la invasión de playas.

La contaminación también disminuyó la presencia de peces. A la fecha se cuenta con cuatro especies: dos introducidas como la carpa y el pez zapato; y, dos nativas como el platincho y la gambusia. El biólogo explicó que en el pasado la laguna llegaba hasta lo que hoy es la avenida del Circuito Bolivia. Entonces existían variedades como la rana verde (Hypsiboasandinus) y el sapo espinoso (Bufo spinulosus).

CREMPLA TRABAJA EN MEDIO DE LIMITACIONES

La principal instancia a cargo de la protección de la laguna Alalay, el Comité de Recuperación, Mejoramiento y Preservación de la Laguna Alalay (Crempla), aún no cuenta con instalaciones propias para trabajar. A pesar de sus limitaciones ha emprendido una labor técnica y operativa.

El Crempla se creó a través de la Ley 3745 de 24 de septiembre de 2007. Entre sus tareas está la elaboración y desarrollo de un Plan Inmediato y a Largo Plazo de Recuperación, Mejoramiento y Preservación de la Laguna.

El primero concluyó en 2013 y el segundo se inició en 2012. El comité está conformado por la Alcaldía, Gobernación, UMSS, Semapa, Codema, Ministerio de Medio Ambiente y las OTB circundantes.

Alalay cuenta con 32 guardias ambientales sin equipamiento suficiente para controlar un área de 317 hectáreas. La responsable de la dirección de la Madre Tierra de la Alcaldía, Ana María Bayro, reconoció las deficiencias.

La contaminación de la laguna comenzó a agudizarse en los años 80’. A pesar de todos los esfuerzos para combatir los atentados ambientales todavía no se logró atacar las principales fuentes de contaminación, como es el ingreso de aguas servidas. Tampoco se han controlado los comodatos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s