5 razones por las que la encíclica de Medio Ambiente del Papa Francisco es relevante

[AlterNet/ Reynard Loki/ 07/06/2015]
*Traducido por OBCCD

La primera encíclica sobre medio ambiente en la historia de la iglesia católica tiene detractores pero también el poder de inspirar una acción climática significativa.

La próxima encíclica del Papa Francisco sobre el medio ambiente ha sido descrita como “largamente esperada”. De hecho, Peter Smith, que cubre la sección de religión para el Pittsburgh Post-Gazette, recientemente escribió: “Pocas veces en la época moderna un importante pronunciamiento papal recibió tanta atención y debate antes de que incluso haya sido publicado.” ¿Y por qué no? Además de ser la primera encíclica de Francisco, será la primera encíclica sobre el medio ambiente en la historia de la Iglesia Católica Romana.

Se espera que el documento histórico que se publicará a finales de este mes, con el título “Laudato Sii”, tomada del Cántico del Sol, de San Francisco Asís, que alaba a Dios por la creación, y el subtítulo “Sila cura casa della comuna” (En el cuidado del hogar común). Publicado en torno al año 1224, la oración de San Francisco dice: “Loado seas, mi Señor, por todas tus criaturas, especialmente a través de mi señor hermano sol”, y continúa a alabar a Dios por “Hermana Luna”, “Hermanos del viento y aire”,” Hermana Agua “,” el hermano fuego, y “Madre Tierra”.

En un discurso pronunciado en Irlanda en marzo por el cardenal Peter Turkson de Ghana, presidente del Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz, quién preparó el primer borrador de la encíclica, dijo que Laudato Sii “explorará la relación entre el cuidado de la creación, el desarrollo humano integral y la preocupación por los pobres. ”

El Papa habla en serio

Una carta papal enviada a todos los obispos de la Iglesia Católica Romana, la encíclica es el segundo documento más importante emitido por los papas, después de una Constitución Apostólica. Su contenido tiene un peso significativo, incluso más allá de la propia iglesia. En 1950, el Papa Pío XII escribió acerca de la autoridad de encíclicas en uno de los suyos, Humani generis: “Si los Sumos Pontífices en sus documentos oficiales ponen  a  juicio un asunto hasta entonces en disputa, es obvio que el caso, de acuerdo con la mente y la voluntad de los Pontífices, no puede ser por más tiempo considerado una cuestión abierta a la discusión entre los teólogos”.

Como era de esperar, los papas la han utilizado para ayudar a aclarar la posición de la iglesia en una amplia gama de temas controvertidos, desde el control de la natalidad y contracepción (Pío X), a la invasión soviética de Hungría (Pío XII) y la guerra de Vietnam (Pablo VI). Incluso antes de su lanzamiento, la encíclica de Francisco ya está provocando controversia en el ámbito objeto de acalorados debates sobre el cambio climático.

En medio de los detractores, Redefinir el debate sobre el clima

Mientras que los ecologistas tienen la esperanza sobre el mensaje papal, la resistencia se ha construido. El Instituto Heartland, líder estadounidense para escépticos del cambio climático, envió una contingencia a Roma el mes pasado durante una cumbre de la ONU por el Vaticano como un “prebuttal” (respuesta crítica formulada con anticipación)  de la encíclica. “Estamos aquí para evitar que el Papa  comenta el error de tener a la ONU como un asesor, porque no va a obtener el cuadro completo”, dijo el portavoz de Heartland Jim lakely. Definió el calentamiento global como “la combinación de abandonar el método científico para analizar el cambio climático, apilar la cubierta a favor del alarmismo climático, y, francamente, la corrupción pura y simple.”

El aspirante presidencial republicano Rick Santorum quiere que el Papa se abstenga de participar en el debate sobre el cambio climático, dijo que el pontífice debe “dejar la ciencia para los científicos.” Además, los pro-vida están preocupados de que la encíclica será una entrada de puerta trasera para el control de la población,  algunos ambientalistas lo ven como un mecanismo potente para salvar un planeta con disminución de los recursos y el número de las nubes de los seres humanos. “El camino al cual se dirige la iglesia es precisamente este: Aprobar tranquilamente control de la población, mientras habla de otra cosa”, escribe Riccardo Cascioli en La nuova Bussola Quotidiana, una página web católica italiana muy leída.

Mientras que los detractores se están alineando contra el Papa, muchos dan la bienvenida a la encíclica como un documento de enseñanza que replantea el debate ambiental – en particular la respuesta de la humanidad ante el cambio climático – en el contexto de la moral, junto con un llamado a la acción global. Teniendo en cuenta el fracaso en las últimas dos décadas de los líderes del mundo para llegar a cualquier acuerdo internacional sobre el cambio climático, reformular el debate podría ayudar: Destinado no sólo para la Iglesia y los teólogos, sino a los líderes mundiales y el público en general, se espera aprovecharla en algo que va mucho más allá que el comercio de carbono y límites a las emisiones de gases de efecto invernadero: el deber de Dios. Mientras que los ateos pueden temblar ante la idea, para los no creyentes esa idea simplemente se puede traducir en un deber moral. Simplemente con sustituir la palabra “Dios” con “la Tierra”, y todo el mundo tiene un asiento en la mesa.

Aquí hay cinco razones de la encíclica el Papa Francisco que importan sobre los asuntos de medio ambiente.

  1. Se basa en el fundamento establecido por sus predecesores.maxresdefault 

Encíclica de Francisco es importante porque capitaliza el discurso ambiental establecido por los dos pontífices anteriores. Papa Benedicto XVI, que precedió inmediatamente Francis, es conocido como el primer papa ambiental. En un discurso dado en 2011 a un grupo de estudiantes italianos, el llamado Papa Verde dijo, “El respeto a la persona humana y el respeto por la naturaleza son uno y lo mismo.”

Benedicto invirtió en sus palabras: No sólo instaló paneles solares en el Vaticano y convirtió el Papamóvil en un coche eléctrico híbrido, autorizó el banco del Vaticano para la compra de créditos de carbono mediante la financiación de un bosque húngaro, un movimiento que hizo al Vaticano el primer país  carbono neutral del mundo, y también mostró el apoyo de la iglesia para el mecanismo de mitigación del cambio climático basada en la  premisa económica que subyace en el Protocolo de Kyoto.

El Papa Juan Pablo II, el predecesor de Benedicto, puede no haber sido tan práctico en términos de mejora de la eficiencia energética del Vaticano, pero él era muy consciente de la importancia de proteger el medio ambiente. En 2002, se emitió la “Declaración Común de Ética Ambiental”, en la que expresó su preocupación por “las consecuencias negativas para la humanidad y para toda la creación resultante de la degradación de algunos recursos naturales básicos como el agua, el aire y la tierra, provocados por un progreso económico y tecnológico que no reconoce y toma en cuenta sus límites “.

  1. Se muestra que África tiene un campeón climático de alto nivel.

 

Al hacer de las cuestiones ambientales un elemento de primera línea para el mundo, el Papa Francisco es un buen representante de su rebaño: No sólo es África la región donde la iglesia ha visto su crecimiento más explosivo, es el continente más vulnerable a los efectos del cambio climático. (Desde 1980, la población católica de Europa creció apenas un seis por ciento, mientras que el número de católicos africanos creció un 238 por ciento.)

“Cuando se trata de cambio climático África está en el ojo de la tormenta”, argumenta Coleen Vogel, profesor en la Escuela de Animal, Vegetal y Ciencias Ambientales de la Universidad de Witwatersrand, en Johannesburgo, Sudáfrica. Y no es sólo por la inusualmente alta exposición de África a los riesgos climáticos como las sequías y las inundaciones. Vogel, uno de los autores del capítulo del cuarto Informe de Evaluación del Panel Intergubernamental de la ONU sobre el Cambio Climático (IPCC) de África, señala que el continente “tiene poca capacidad de adaptación por lo que es particularmente vulnerable y expuesto a causa de las altas tasas de la pobreza, las limitaciones financieras y tecnológicas, así como una fuerte dependencia de la agricultura de secano “.

Papa Francisco ha tomado medidas claras para ayudar a los esfuerzos de apoyo de África, tales como nombrar, en enero, dos africanos – Arzobispo Berhaneyesus Demerew Souraphiel de Etiopía y el obispo Arlindo Gomes Furtado de Cabo Verde – al Colegio de Cardenales. Cabe destacar que nueve de los 15 nuevos miembros provienen de países en desarrollo, lo que refleja la visión del mundo del primer Papa del el sur . “Desde una perspectiva global, esto es muy importante”, dijo Patrick Nicholson, portavoz de Caritas Internationalis, el brazo de la caridad del Vaticano. “Lo que el Papa está diciendo [a la Iglesia] es que  vaya a las periferias y trate de ayudar a las comunidades más vulnerables “.

“En consonancia con la noción católica de la” opción preferencial por los pobres, ‘El Papa Francisco ha subrayado en repetidas ocasiones la vulnerabilidad de los pobres a las crisis ambientales “, señala el rabino Lawrence Troster, fundador de Shomrei Bereshit: rabinos y cantores de la Tierra, una  multi red -confesional de rabinos y cantores que defienden el cambio climático y la justicia ambiental. “En línea con las enseñanzas de todas las grandes religiones, [la encíclica] instará a los líderes para proteger de la devastación del medio ambiente  a quienes han sido” excluidos “del sistema económico mundial.”

 

  1. Viene en un momento crítico para el mundo.

En su discurso en marzo, el cardenal Turkson señaló por qué la liberación del documento es oportuna:

El momento de la encíclica es significativa: 2015 es un año crítico para la humanidad. En julio, las naciones se reunirán para la Tercera Conferencia Internacional sobre la Financiación para el Desarrollo en Addis Abeba. En septiembre, la Asamblea General de la ONU debería acordar un nuevo conjunto de objetivos de desarrollo sostenible en funcionamiento hasta 2030. En diciembre, la Conferencia sobre el Cambio Climático en París recibirá los planes y compromisos de cada gobierno para frenar o reducir el calentamiento global. Los próximos 10 meses son cruciales, pues, para las decisiones sobre el desarrollo internacional, florecimiento humano y el cuidado del hogar común que llamamos planeta Tierra.

Jeff Nesbit, ex director de asuntos legislativos y públicos en la Fundación Nacional de la Ciencia bajo las administraciones de Bush y Obama, sostiene que “el cambio climático se está convirtiendo en la cuestión moral de nuestro tiempo.” Se pone en relieve la dimensión social del debate:

Personas de todas las edades, de todos los grupos demográficos y todos los rincones del planeta, están comenzando a reconocer los cambios significativos que se están produciendo en nuestro ecosistema, y ​​que les gustaría ver a alguien, cualquier persona, hacer algo al respecto. Están empezando a desafiar a los líderes a actuar con valentía. Están aprendiendo a actuar como consumidores de bajo carbono. Están exigiendo el fin de la era de los combustibles fósiles. Están convirtiendo en una amenaza lejana en una causa moral que exige una respuesta mucho más inmediata de los líderes empresariales y políticos.

Nesbit cree que, debido a que fue armada con la autoridad moral de un Papa muy popular, la encíclica “tiene el potencial de catalizar una gran cantidad de acción en todo el mundo cuando se emita.”

  1. Ayuda a reducir la brecha entre la ciencia y la religión.

Como parte de la “gira de la encíclica” para asegurar que el documento tiene un fuerte impacto previo a las conversaciones sobre el clima de París, el Vaticano se ha alineado con las comunidades de desarrollo científico y globales. En abril, un evento en el Vaticano titulado “Proteger a la humanidad de la Tierra, dignificar: las dimensiones morales de Cambio Climático y Desarrollo Sostenible” ayudó a establecer los parámetros del diálogo para los próximos meses.

Organizado por la Academia Pontificia de las Ciencias; la Academia Pontificia de las Ciencias Sociales Sustainable Development Solutions Network, una iniciativa de la ONU; y Religiones por la Paz, una coalición internacional de promoción de la paz multi-religiosa, el evento fue inaugurado por un discurso del Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, quien señaló que las principales religiones representan la tercera categoría más grande de los inversores en el mundo. “Insto a invertir en las soluciones de energía limpia que beneficiarán a los pobres y a limpiar nuestro aire”, dijo. “El desarrollo sostenible requiere la energía sostenible para todos. También exhorto a seguir para reducir su huella y educar a sus seguidores para reducir el consumo irreflexivo”.

Tiene sentido que el Papa esté contribuyendo a un debate científico: Francis es un jesuita, una orden católica de los hombres religiosos conocidos por su fuerte conexión con las ciencias. Desde el descubrimiento de las fases orbitales de Mercurio y la escritura en la geometría no-euclidiana a participar en el descubrimiento del Hombre de Pekín y ayudando a fundar la Asociación India para el cultivo de la ciencia, los jesuitas cuentan con un impresionante registro científico en comparación con otras órdenes católicas. Si algún Papa puede ayudar a sanar la brecha entre la religión y la ciencia, es éste. Fue Francis, después de todo, ¿quién dijo que la teoría del Big Bang no es incompatible con la creación, contando una asamblea de la Academia Pontificia de las Ciencias el otoño pasado que los creyentes no deben ver a Dios como “un mago con una varita mágica.”

Al ayudar a cerrar la brecha entre la ciencia y la religión, la encíclica puede ayudar a fomentar un diálogo más inclusivo en una serie de otras consultas científicas que pueden beneficiarse de una dimensión teológica. Hay una razón, después de todo, que el esquivo bosón de Higgs, una partícula elemental en el Modelo Estándar de la física de partículas que se cree que es la fuente de toda la materia en el universo, es conocida como la “partícula de Dios”. El difunto John Dobson, un astrónomo y monje Vedanta en la Orden Ramakrishna, argumentó que los físicos y los sacerdotes estaban buscando esencialmente respuestas a las mismas preguntas, sólo que en diferentes maneras.

  1. Tiene un alcance significativo, incluso más allá de catolicismo.

Usted no tiene que ser católico para ir detrás de la idea básica de la protección del medio ambiente. Y si usted no respeta la oficina del Papa, todavía debe respetar su alcance: Francis es el líder espiritual de unos 1,2 millones de católicos en todo el mundo. En cualquier caso, los puntos principales de la encíclica probablemente serán no confesionales. Uno de los temas principales será que “la tierra es un don de Dios y refleja una belleza y el orden divinamente ordenado”, postula el rabino Troster. “Este tema es integral para el cristianismo, el judaísmo y el Islam, que comparten una comprensión de Dios como un magnífico generoso creador.”

Troster también afirma que una de las posibles directivas en la declaración – que los seres humanos deben actuar como los guardianes y protectores de la Tierra – es una mirada celebrada por todas las grandes religiones. “El judaísmo, el cristianismo y el Islam ofrecen variaciones sobre este tema, enraizada en relatos de la creación de la Biblia y de los pasajes del Corán”, escribe. “El hinduismo y el budismo, con sus enseñanzas tradicionales sobre ahimsa (no violencia), enfatizan constantemente que es nuestro dharma (deber) para tratar la naturaleza con respeto. El imperativo moral de proteger la tierra es fuerte en todas las religiones.”

RELACIONADO: Clima negación es inmoral, dice el jefe de la Iglesia Episcopal de Estados Unidos

“Un documento esencial para los católicos romanos, la encíclica también será influyente para otros cristianos y personas de todos los credos y buena voluntad”, dice Troster. “Cuando la encíclica es noticia, diversos líderes religiosos en todo el mundo va a querer resaltar ecológicas enseñanzas de sus propias tradiciones. Esto es bueno, porque en las últimas dos décadas, los eco-teólogos a nivel mundial han articulado valores profundamente coherente con los temas que el Papa Francis espera compartir “. Será interesante ver la respuesta que recibe cuando se compartan esos temas en septiembre durante un discurso papal a una sesión conjunta del Congreso, que está lleno de negadores del clima, varios de los cuales serían presidentes.

Espíritu, el coraje y la fe

neneo shutterstock

En 2000, el Instituto Acton, un tink tank libertario/conservador con bases religiosas para políticas públicas,  publicó un ensayo titulado “Una perspectiva bíblica sobre Gestión Ambiental”, co-escrito por Thomas Sieger Derr, profesor de religión en el Smith College, y PJ Hill, el entonces profesor de economía en la Universidad de Wheaton, entre otros. “A medida que la historia ha demostrado en repetidas ocasiones”, argumentan los autores, “el espíritu creativo de la persona humana que permite la administración prudente, y que  las instituciones que fomentan este espíritu son más propensas a facilitar también extremos ecológicamente racionales.” Su premisa plantea una pregunta justa: ¿Qué institución alienta el espíritu más creativo? ¿El congreso? ¿Las Naciones Unidas? ¿La Iglesia?

Hay maneras en que un líder espiritual como el Papa puede ofrecer un punto de vista fresco sobre la cuestión del clima, sobre todo cuando los políticos, legisladores y negociadores internacionales han fracasado tan miserablemente durante tanto tiempo. Cuando una discusión se convierte en el tema de medio ambiente, por ejemplo, Francis le gusta decir, “Dios siempre perdona, el hombre a veces perdona, pero la naturaleza nunca perdona.” Es un aforismo astuto que presenta el tema del clima en una luz diferente.

Quizás es el momento perfecto para dar el manto del liderazgo de cambio climático al primer papa verdaderamente moderno. “El enfoque de Francisco optimista, citable y el énfasis en la caridad sobre la doctrina han hecho que sea una persona de la que más se habla y sea más admirada en el planeta”, observó Shawn Tully, editor-en-grande en la fortuna, que nombró el Papa N ° 1 en la lista de “El mejor líder mundial” el año pasado. Y realmente, ¿a quién más tenemos? ¿El presidente Obama? ¿Ban Ki-moon? ¿Al Gore? Nadie tiene el mismo alcance global y respeto que el Papa Francisco.

Durante una reciente Q & A, la senadora Elizabeth Warren (D-MA) dijo: “Muchos de los habitantes de Washington no representan a la gente que los eligió.” En algunas cuestiones, como la protección de la Tierra / creación, ¿podría la sociedad ser mejor servida por sus líderes espirituales que por sus líderes políticos? Sin duda vale la pena intentarlo. Al final, la lucha contra el cambio climático a través de una combinación de los dos podría ser productiva.

En sus primeros días como Pontífice, Francisco reconoció la centralidad del cuidado del medio ambiente para el futuro de la humanidad. Justo después de su elección, dijo que eligió el nombre de Francisco de Asís, porque “para mí, él es el hombre de la pobreza, el hombre de la paz, el hombre que ama y protege la creación. En estos días no tenemos una muy buena relación con la creación, ¿verdad? ”

No importa si usted lo llama creación, la tierra, el medio ambiente o el mármol azul grande, por muchas medidas, la humanidad no ha sido el mejor cuidador de un planeta compartido por 7,200,000,000 seres humanos y muchos, muchos miles de millones de otros terrícolas que viven y mueren por nuestras decisiones. Y mientras la encíclica el Papa Francisco no podrá por si misma limitar el aumento de la temperatura de la superficial media global a 2 ° C –  (mayoría de los científicos están de acuerdo que este control en la temperatura evitaría los peores efectos del cambio climático) – puede tener el poder de ser un bálsamo espiritual que ayude al afloje del estancamiento que ha perseguido a los negociadores internacionales sobre el clima durante los últimos 20 años.

Hablando en una conferencia de prensa 15 de enero, el Papa Francisco dijo que la última conferencia sobre cambio climático de la ONU, celebrada en Lima, Perú, en diciembre “, era nada del otro mundo. Me ha decepcionado por la falta de coraje; las cosas llegaron a una parada en un punto determinado. . Esperemos que en París los delegados serán más valiente “Más coraje sin duda sería bueno – y tal vez un poco de fe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s