Bosques amazónicos de Bolivia develan enorme diversidad de especies arbóreas

[El Sol de Pando, 22/07/2015]

La investigación desarrollada en 35 hectáreas permitió identificar aproximadamente 1.000 especies de árboles. | Foto: V. Vos

El estudio “Diversidad arbórea de los bosques de tierra firme de la Amazonía Boliviana”, cuyos resultados de la investigación fueron publicados recientemente en la última edición de la revista científica Kempffiana del Museo de Historia Natural Noel Kemppf Mercado (MHNNKM), establecen la riqueza forestal nacional y constituye un aporte al conocimiento y clasificación de especies forestales en el país.

Mapa de los cuatro tipos de bosque amazónico de tierra firme. | Mapa: Alejandro Araujo Murakami.

El botánico y principal autor del estudio, Alejandro Araujo Murakami del Museo de Historia Natural Noel Kempff Mercado, explica que el estudio usa los datos de 35 parcelas de muestreo instalados en diferentes partes de la Amazonía para poder analizar la variedad en la estructura y la composición florística de estos bosques. Aunque existen anteriores clasificaciones de bosques, como el mapa de bosques de 2013 presentado por el Ministerio de Medio Ambiente y Agua, según el ingeniero Araujo el nuevo estudio aporta con una evaluación más detallada de las diferencias entre los tipos de bosques amazónicos de tierra firme, es decir, de aquellos bosques que nunca se inundan. “En las 35 hectáreas evaluadas hemos identificado aproximadamente 1.000 especies de árboles, cerca de 38% de todas las especies de árboles registradas en el Catálogo de Plantas Vasculares de Bolivia, lo que muestra la enorme diversidad de los bosques amazónicos de nuestro país”, comenta.

Investigadores realizando el levantamiento de datos de diametros. | Foto: V. Vos

Además de reconocer la diferencia entre bosques inundables y aquellos que no se inundan, el estudio diferencia cuatro tipos de bosque amazónico de tierra firme que reflejan las principales zonas geográficas de la Amazonía boliviana: la Amazonía Preandina (provincias Franz Tamayo, Ichilo y Chapare), la Amazonía oriental o del Escudo Precámbrico (provincia Iténez, Ascensión de Guarayos y el norte de las provincias Velasco y Ñuflo de Chávez) y la Amazonía Norte (el departamento de Pando, la provincia Vaca Diez del Beni y la provincia Iturralde de La Paz). Según el estudio, en los bosques de la Amazonía Norte se pueden observar diferencias marcadas en la composición de los bosques de la parte oriental, en la zona de influencia de la cuenca alta del río Madera, y los bosques de la región occidente del norte amazónico: Amazonía de Acre y Madre de Dios. Los bosques altos de la cuenca Madera del noreste de la Amazonía boliviana son los más diversos, con un promedio de 114 especies de árboles por hectárea. En comparación, los bosques de la Amazonía Precambrica en el sur del Beni y norte de Santa Cruz solo presentan un promedio de 80 especies de árboles por hectárea.

Según Ing. Araujo las diferencias encontradas en la diversidad arbórea no solo reflejan contrastes geográficos en cuanto a suelos, pero sobre todo pueden ser explicados por las diferencias climáticas en términos de precipitación, duración de la época seca y energía de la luz solar.

Vincent Vos, coinvestigador del estudio por parte de la Universidad Autónoma del Beni (UAB) y el Centro de Investigación y Promoción del Campesinado (CIPCA) añade: “Nuestro estudio revela el mismo patrón observado a nivel internacional. A pesar de la gran diversidad de los bosques la mayor parte de los árboles pertenece a un grupo de especies identificadas como hiperdominantes. Son especies que podemos encontrar en virtualmente todas las parcelas, y que por lo general tienen densidades altas dentro de las parcelas, mientras que muchas otras especies solo aparecen en unas cuantas parcelas y en números bajos.”

En el equipo de investigación participaron científicos de varias entidades ligadas a la investigación de recursos naturales. | Foto: V. Vos

Kempffiana es una revista científica del MHNNKM especializada en publicaciones sobre investigaciones biológicas. El estudio fue liderizado por Alejandro Araujo Murakami MHNNKM de Santa Cruz, pero contó con aportes importantes de investigadores del Herbario Nacional de Bolivia (La Paz), el Instituto de Investigaciones Forestales de la Amazonía Boliviana de la Universidad Autónoma del Beni (Riberalta, Beni), el Centro de Investigación y Promoción del Campesinado Norte Amazónico (Riberalta, Beni), la Carrera de Biología de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (Santa Cruz), así como la participación de un investigador asociado al Programa de Pós-Graduação em Botânica e Departamento de Botânica, de la Universidade de Brasília en Brasil.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s