La corriente desarrollista ganó al ecologismo en el Gobierno

[Página Siete, Juan Carlos Véliz M. /  La Paz, 02/10/2015]
La corriente desarrollista se impuso a la línea ecologista del Gobierno boliviano. Esa es la lectura de la socióloga argentina Maristella Svampa, una de las personalidades e intelectuales de izquierda que criticó al vicepresidente Álvaro García Linera por las amenazas vertidas contra cuatro ONG.
“En el Gobierno había dos tendencias internas, probablemente me equivoqué, no soy boliviana (pero) sigo esta situación y con mucho respeto lo digo: una tendencia que efectivamente apuntaba a otro modelo de desarrollo de manera quizás confusa,  pero (con) una narrativa más ecologista indianista, con una línea de acumulación histórica fuerte que tenía que pensar la construcción de ese modelo del Vivir Bien encarnada por David Choquehuanca y numerosas organizaciones sociales indigenistas (…) y, por otro lado, una tendencia más nacional, populista, desarrollista, que apunta al control de las rentas extraordinarias por parte del Estado y que apunta en ese sentido a lo que aporta el mercado como oportunidad que es el desarrollo extractivista, eso es y ganó lamentablemente, ganó esta narrativa estatalista”,  dijo.
La socióloga hizo referencia, de este modo, a la transformación de las políticas del Gobierno en relación con su discurso defensor del medioambiente y de los pueblos indígenas.
Esta tendencia, según la intelectual de izquierda, se consolidó a partir del conflicto del TIPNIS “que transparentó las políticas e hizo estallar la coherencia de la narrativa más indigenista y ecologista que sostenía el Gobierno”.
“Hoy en día, a nivel internacional, es poco creíble el Gobierno boliviano”,  a diferencia de los primeros años de gestión cuando proclamaba el Vivir Bien como una filosofía de vida, afirma.  “Es la narrativa estatalista la que se impulsó como hegemónica”.
La socióloga argentina se encuentra en La Paz y hoy participará en el seminario internacional “Reflexiones plurales sobre las experiencias de los gobiernos progresistas en América Latina”, organizado por el CEDLA y la UMSA a partir de las 17:00 en ambientes de la universidad.
Crítica de la transformación del discurso de los gobiernos populistas,  asegura que con la expansión del extractivismo el derecho a la consulta previa es visto por estos gobiernos “como una suerte de piedra en el camino, un obstáculo que uno debe sortear rápidamente para poder llevar a cabo proyectos extractivos ahí donde sea, como sea”.
Desde 2005, el Gobierno  abanderó la defensa de la Madre Tierra y los derechos de los pueblos indígenas como cimientos de su discurso político, pero ahora promueve la expansión de la frontera agrícola y la exploración de hidrocarburos en parques nacionales, con el argumento de garantizar la estabilidad económica y la seguridad alimentaria en el país.
De “narrativas diferentes como la indigenista, ecologista, autonómica, de diferentes izquierdas, hoy (el Gobierno) ha pasado a ser monopolizado por un discurso más estatalista populista clásico”, afirma Svampa.
La propuesta de  una nueva reelección del Presidente y del Vicepresidente para otro periodo constitucional de cinco años sorprende a la socióloga. “Estamos en 2015, la próxima elección es en 2020. Sorprende porque efectivamente los mismos que están en Palacio Quemado hace 10 años hubieran luchado contra cualquiera que hubiese querido modificar la Constitución o perpetuarse en el poder”, dijo.
“El mejor gobierno del mundo no tiene derecho a perpetuarse en el poder y termina siendo antidemocrático”, asegura.
No obstante, este criterio  es considerado por el Gobierno como un pensamiento liberal, de derecha y no de la izquierda.
“La izquierda tiene que recuperar ese discurso de crítica a la concentración del poder”, dice.
No obstante, el partido oficialista afirma que  los movimientos sociales piden la reelección de Morales y García Linera.

“Hay una contradicción entre la promoción de la participación popular, de la creación del poder popular, de formas de participación democráticas y la concentración del poder en el Ejecutivo y sin duda en ese sentido la reelección va en la línea de concentración de poder”, dice la socióloga argentina.

Hay una visión mesiánica del líder
Si el presidente Evo Morales no continúa en el poder puede volver la derecha y todo lo avanzado puede quedar en nada, esa es una de las advertencias del oficialismo para promover la reelección del Jefe de Estado y del Vicepresidente.
Para Maristella Svampa, “ahí hay una tendencia de hacer una lectura mesiánica de la historia” y considera que se trata de un “discurso muy conservador y que confía muy poco en la potencia de la propia sociedad civil organizada”.
“Me parece preocupante porque en definitiva estamos pensando la idea de que el cambio histórico se debe a las orientaciones del líder y no algún cambio de correlación de fuerzas entre las cuales los protagonistas han sido los movimientos sociales” afirma.
Para la intelectual de izquierda, no es casual que numerosas organizaciones perciban que las han privado de un protagonismo que  tuvieron en el proceso de cambio.
“Ahora parece ser que quedaron fuera de la construcción de este proceso de cambio y todo se lo debemos al líder. Es una visión muy mesiánica y muy reduccionista de pensar este tema”, asegura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s