El planeta va a arder en llamas

El acuerdo que logre la Cumbre sobre Cambio Climático (COP21) no logrará frenar el calentamiento global, asegura a Sputnik Nóvosti desde París Pablo Solón, ex embajador de Bolivia ante las Naciones Unidas y ex negociador por Bolivia sobre cambio climático.

Como negociador en anteriores cumbres ¿qué expectativas tienes sobre el resultado de esta?

 

Va a haber un acuerdo, pero va a ser malo. Ya conocemos la esencia del mismo, porque ya hay un informe del organismo de cambio climático de la ONU, que hace una síntesis de las contribuciones de reducción de emisiones hechas por 184 países. La conclusión es que no solo no se va a llegar a la meta de reducir el aumento de la temperatura a menos de dos grados centígrados, sino que la temperatura se va a disparar y puede subir cuatro grados o más, debido a lo insignificante de las promesas de reducción de gases de efecto invernadero.

Este tema no está en negociación aquí en París, porque el acuerdo es que a ningún país se le debe exigir aumentar su compromiso de reducción de emisiones.

¿Quiénes son los países más responsables del aumento global de la temperatura?

Son los que más emisiones históricas acumuladas tienen, como Estados Unidos, la Unión Europea, Japón, Canadá, Rusia. Pero si bien estos son los que tienen mas emisiones históricamente, la China ha pasado a ser el país con más emisiones por año y va en aumento. Ellos tienen que hacer las mayores reducciones, pero todos tienen que reducir, porque si los países en vía de desarrollo concluyen que no son los responsables, pueden seguir contaminando como los países desarrollados, y el planeta va a entrar en llamas.

El problema es que los países en vías de desarrollo, lejos de apostar por un camino diferente, están siguiendo por el mismo camino, olvidando que por ahí hemos llegado a esta situación catastrófica.

¿Qué consecuencias tiene para América Latina este calentamiento global?

Las consecuencias son bastante graves. Ahora vamos a tener un remezón por el fenómeno del Niño, que viene cada ciertos años, pero los científicos anuncian que este será el niño “Godzilla”, pues va a llegar en diciembre y se va a quedar hasta mediados de 2016. Se prevén grandes inundaciones, sequías en otras regiones, derretimiento de glaciares.

Lo que estamos sufriendo con el cambio climático no es la llegada de un desastre natural grave que viene y se va. Lo que ocurre es que después de este niño “Godzilla” va a venir un niño mucho más fuerte en un periodo más breve. Al desarreglarse el conjunto del sistema medio ambiental de la Tierra, estamos creando una situación donde se van a producir cada vez más desastres naturales en cadena desconocidos para los hombres. Estos fenómenos existieron en épocas anteriores, pero no en los 100000 años de existencia de los seres humanos.

En Bolivia, en las partes altas, ya hemos perdido entre un 30 y un 50% de la nieve en los grandes nevados. La falta de glaciares significa que la cantidad de agua disponible va disminuyendo, lo cual va a tener efectos en el agua para el consumo humano y la agricultura.

En las zonas bajas del continente, las inundaciones se van a agravar, las tormentas serán más fuertes y arrasarán con grandes extensiones de tierra. En zonas frías empiezan a aparecer enfermedades de zonas cálidas, porque al aumentar la temperatura, los mosquitos portadores de estas enfermedades, emigran allí donde antes no podían vivir.

Hay estudios que muestran que la principal causa de migración en el mundo se debe al cambio climático, debido al impacto sobre la producción de alimentos y al acceso a fuentes de agua.

El otro efecto es el aumento de los conflictos violentos por el acceso a los recursos naturales. En el África esto es permanente y tiende a expandirse a otras regiones. Detrás de la guerra civil en Siria está el problema del cambio climático, pues entre 2006 y 2011 hubo una gran sequía que agravó las condiciones de vida de muchos sectores.

¿Esta Cumbre no va a traer soluciones?

Para lograr un aumento de menos de dos grados centígrados en la temperatura global, las emisiones de gas de efecto invernadero deberían bajar a unas 35 giga toneladas para 2030. Pero de las contribuciones que han hecho los distintos países se deduce que estas emisiones van a estar en 60 giga toneladas, 25 más de la meta.

El otro problema es que no se habla de limitar la extracción de combustibles fósiles. Dos terceras partes de la emisión de gases de efecto invernadero vienen de la extracción y quema de gas, petróleo y carbón, cuya reducción ni siquiera se menciona en los textos del acuerdo.

La deforestación genera otro cuarto de las emisiones de gases de efecto invernadero, pero el acuerdo tampoco plantea un plan para ir a deforestación cero.

Si se quiere atender el cambio climático, hay que garantizar cero deforestación en el curso de los próximos cinco años y hay que acordar que el 80% de las reservas conocidas de combustibles fósiles quede bajo la tierra.

Lea más en http://mundo.sputniknews.com/entrevistas/20151204/1054466348/ecologia-tierra-cop21-pablo-solon.html#ixzz3tOEWp2rL

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s