Sin que nadie se dé cuenta, nos acercamos a la destrucción de nuestro planeta

[22/04/2016, Roberto Savio, Roma, Other News]

El 17 de abril los italianos fueron llamados a votos en un referéndum nacional para la extensión de licencias de extracción de gas y petróleo del mar. El gobierno, los medios informativos y los círculos económicos tomaron posiciones en contra del referéndum, proclamando que costaría 2.000 puestos de trabajo. Los proponentes del referéndum (entre los cuales 5 regiones) perdieron.

Italia ha seguido una tendencia común al finalizar la Cumbre del Cambio Climático (Paris, Diciembre 2015) en la que todos los países (incluida Italia) se comprometieron solemnemente a reducir las emisiones.

Dos semanas después de la cumbre, el Primer Ministro británico tomó la iniciativa de extender las licencias de extracción de carbón, explicando que estaban 10.000 puestos de trabajo en riesgo. Después fue la vez de India, que declaró que las licencias para plantas eléctricas a carbón serían aumentadas, pues el desarrollo del país está por delante de las preocupaciones ambientales.

La respuesta del gobierno polaco fue decir que no tenía ninguna intención de reducir la utilización de carbón polaco a corto plazo. Después, Hungría hizo una declaración semejante sobre su utilización de energía fósil. Mientras tanto, ninguna iniciativa significativa para el control de emisiones fue anunciada después de Paris.

También, todos los candidatos republicanos han anunciado que, una vez en la Casa Blanca, declararán muertos todos los acuerdos alcanzados en Paris, donde el presidente Barack Obama tuvo un papel importante. De hecho, existen muchas iniciativas republicanas en el Supremo Tribunal para anular medidas para limitar la polución tomadas por la administración. Finalmente, aun con diferentes acentos, todos los partidos xenófobos y de derecha radical han anunciado que no consideran los acuerdos de Paris como prioritarios.

La principal crítica de la comunidad científica a los acuerdos de Paris es que mientras que el objetivo de limitar el aumento global de temperatura desde el inicio de la era industrial a 2 grados centígrados (y aceptando que 1.5 grados hubiera sido un objetivo más realista), en realidad la suma de todos los objetivos individuales establecidos libremente por los países sería de al menos 3.5 grados.

La idea es que con más negociaciones, el objetivo de 2 grados finalmente emergería, gracias a nuevas tecnologías. Ahora surge una falla igualmente importante: No va a haber ningún control de la implementación del acuerdo hasta el año 2030. Hasta entonces, cada país va a ser responsable de implementar su proprio objetivo y también por la implementación de su compromiso.

Hubiera sido interesante ver una filosofía semejante a nivel de impuestos. Cada ciudadano decide cuanto debe pagar y es responsable por verificar que mantiene su compromiso hasta el año 2030. Solo en 2030 los mecanismos de verificación se activarían y estos no tendrán aplicaciones y penalidades. Lo único que lograrían es hacer público quien no ha cumplido con sus compromisos. Claro que los países industrializados como Italia o el Reino Unido -todavía lejos de reducir sus fuentes de polución – no son un buen ejemplo para países en vías de desarrollo que se están industrializando y ahora tienen que limitar sus emisiones por culpa de la polución emitida desde el siglo 19 por los países industrializados.

De hecho, según el Banco Mundial, los subsidios a las industrias de combustibles fósiles son de 88 mil millones de dólares al año. Según un informe del Overseas Development Institute, los países del g20 gastan 2 veces más – y con dinero público – de lo que las 20 mayores empresas privadas gastan en encontrar nuevas reservas de petróleo, gas y carbón. Mientras tanto, todavía falta finalizar el fondo de 100.000 millones de dólares establecido en Paris para ayudar a los países en vías de desarrollo en la adopción de nuevas tecnologías Claro que la verificación se va a ejecutar en 2030.

Todas las semanas recibimos datos alarmantes de cómo el clima se está deteriorando mucho más rápidamente de lo que pensábamos. Estoy hablando de las constantes noticias de catástrofes naturales. Hablamos de los alarmantes llamamientos de la comunidad científica mundial.

El Centro Nacional de la Restauración Climática ha publicado una especie de resumen de todos estos llamados, en un alarmante informe del profesor Kevin Andersen del Centro del Cambio Climático de Tyndall, Reino Unido, en el que dice:

…según nuevos datos publicados por la Administración Nacional de la Atmosfera y los Océanos de los Estados Unidos, medidas tomadas en el observatorio de Mauna Loa en Hawaii muestran que la concentración de dióxido de carbono (CO2) saltó a 3.08 partes por millón (ppm) durante 2015, el mayor aumento anual en 56 años de investigación. 2015 fue el cuarto año consecutivo en el que la el CO2 creció más de 2 ppm. Los científicos están pasmados y aturdidos con “cifras de temperaturas sin precedentes de NASA para Febrero de 2016, que muestran un aumento de 1.65°C desde el comienzo del siglo XIX y de 1.9°C desde la era pre-industrial…

Según el profesor Michael Mann esto significa que “no tenemos espacio en nuestro presupuesto de carbón para el objetivo de 1.5 grados y la oportunidad para mantener el objetivo de 2 grados se está desvaneciendo rápidamente, a no ser que el mundo empiece a cortar las emisiones rápida e inmediatamente. Las condiciones actuales de El Niño han contribuido para estas cifras sin precedentes, pero aun comparando con grandes Niños anteriores estamos delante temperaturas increíbles”. Para tener una visión de lo que nos espera en el futuro, basta mirar a Venezuela, donde los edificios públicos solo funcionan tres veces por semana para reducir el consumo de agua y energía.

Stefan Rahmstorf del Instituto para la Investigación del Cambio Climático de Potsdam dice que “en 2012, la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos analizó detalladamente como una grave sequia en Siria – del 2007 al 2011 – fue un factor crucial para la guerra civil que empezó en 2011. Más de 3 millones de personas dejaron sus granjas para dirigirse a ciudades sobrepobladas y sin preparación, donde fueron inspirados por la Primavera Árabe a alzarse contra un régimen que no las ayudaba.

El periodista Baher Kamal, asesor de Inter Press Service para África y el Medio Oriente, publicó una serie en dos partes sobre el impacto del cambio climático sobre la las regiones del Medio Oriente y Norte de África, que deja claro que pueden quedar inhabitables en el año 2040. Por ejemplo, el Nilo podría perder 80% de su flujo de agua. Bahréin, Kuwait, Líbano, Palestina, Omán, Qatar, Arabia Saudí y los Emiratos están todos en gran riesgo. Pero también lo están Argelia, Iraq, Jordania, Libia, Marruecos, Siria, Túnez y Yemen.

El Dr. Moslem Shathout, vice-presidente de la Unión Árabe para la Astronomía y el Espacio, considera que los países árabes del Norte de África son de lejos los más afectados por las implicaciones del cambio climático global. Por otras palabras, debemos esperar grandes masas de poblaciones desplazadas en las costas del Mediterráneo, y por consecuencia, en Europa. La categoría de refugiados climáticos no existe bajo ninguna legislación.

Mientras que la población Europea era el 24% de la población mundial al principio del siglo XIX, va a ser solo 4% al finalizar el siglo corriente. Europa va a perder 40 millones de personas, que van a tener que ser reemplazadas por inmigrantes para mantener la productividad y el funcionamiento del sistema de pensiones.

La llegada de 1.3 millones de personas – dos tercios de las cuales jóvenes con educación – ha creado una enorme crisis política y quiebras en el proyecto Europeo.

Los refugiados climáticos van a tener variadas edades y muchos van a pertenecer al sector agrícola, el más conservador y de bajo nivel educativo en el mundo Árabe.

Tienen el Primer Ministro Italiano Matteo Renzi y el Primer Ministro Británico David Cameron – que por razones electorales tocó el tema de algunos puestos de trabajo perdidos en las industrias fósiles . ¿Alguna idea de cómo enfrentar este futuro inminente? Probablemente no, pero tampoco les importa. Este problema no se va a dar durante su gobierno.

Por eso el cambio climático no está en las agendas políticas como un tema prioritario. Los medio siguen los eventos, no los procesos, por eso no dan la voz de alarma. Mientras tanto, una y otra catástrofe lleva a grandes desastres…. Cuando todos se den cuenta que como va el dicho, Dios perdona siempre, los hombres a veces y la naturaleza nunca.

Roberto Savio

Periodista italo-argentino. Co-fundador y ex Director General de Inter Press Service (IPS). En los últimos años también fundó Other News, un servicio que proporciona “información que los mercados eliminan”. Other News . En español: http://www.other-news.info/noticias/ En inglés:http://www.other-net.info/

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s