Impulso de etanol viola la Ley de la Madre Tierra, según expertos

el
[PAGINA SIETE / LA PAZ/ 19 DEMARZO DE 2018]
La Ley de Madre Tierra prohíbe producción de agrocombustibles. El Gobierno y empresarios acordaron la producción de etanol con una millonaria inversión.

El etanol, cuya producción ha sido acordada entre el Gobierno y los empresarios privados de Santa Cruz, viola la Ley de Madre Tierra. Expertos advierten deforestación e impactos ambientales.

“Las bases y orientaciones del  Vivir Bien, a través del desarrollo integral en agricultura y ganadería son: prohibir la producción de agrocombustibles y la comercialización de productos agrícolas para la producción de los mismos en tanto que es prioridad del Estado Plurinacional de Bolivia precautelar la soberanía con seguridad alimentaria”, indica el   artículo  24, numeral 11  de esa norma promulgada en 2012.

Bolivia es uno de los pocos países dónde la Pachamama (Madre Tierra) tiene derechos.

  El director de la ONG Probioma, Miguel Ángel Crespo, opinó que el Gobierno deberá  impulsar dos leyes, una que  anule la Ley 300 (Ley de la Madre Tierra) y otra que promueva los  agrocombustibles con sus respectivos decretos  para concretar el negocio.

El etanol es un combustible de origen vegetal que se produce a partir de la fermentación de materia orgánica y rica en azúcar (caña, maíz, sorgo), así como de la transformación en azúcar del almidón presente en los cereales. Este producto   se utiliza como aditivo de la gasolina.

El presidente del Estado, Evo Morales, destacó que el proyecto permitirá incrementar el área de siembra   en aproximadamente 18.000 hectáreas este año y en 2025 se prevé  alcanzar una superficie  de 155 mil hectáreas.

Los empresarios cruceños adelantaron que  será necesario más que duplicar la superficie agrícola cañera para superar las 320 mil hectáreas en el curso de los próximos años.  Se prevé invertir 1.600 millones de dólares.

Afirman que  es un producto amigable con el medio ambiente y que  ayudará a reducir las emisiones de dióxido de carbono.

Crespo advirtió  que este es un mito, si se toma en cuenta que para la producción de etanol se requiere duplicar la superficie de caña, lo que significa la deforestación de 200 mil hectáreas de bosque. “Se va a desplazar a otros cultivos destinados  a la alimentación o la  ganadería, estamos hablando de sorgo, maíz. Para los productores de alimentos, será más beneficioso cultivar caña”, sostuvo  el experto.

Además, para la siembra de caña se empleará maquinaria agrícola que funciona con combustibles fósiles (diésel) y el medioambiente igual será contaminado. “Con la deforestación y el uso de agroquímicos, se provocará  un desequilibrio, habrá lluvias torrenciales en determinados lugares y sequías y aparición de plagas en otros”, lamentó.

 La directora del Foro Boliviano de Medio Ambiente (Fobomade), Patricia Molina, manifestó que la crisis alimentaria de 2008 y 2009 en el mundo tuvo que ver con el impulso que dieron los países a los biocombustibles a costa de los alimentos.  Coincidió que habrá impactos negativos con la deforestación.

 Observó que desde 2006 los empresarios  persiguen este proyecto y  han logrado el apoyo gubernamental, además del aval  para   ampliar de dos  a cinco años de la verificación de la Función Económica y Social (FES) de la tierra  y la extensión a 20 hectáreas de desmonte a favor de pequeños productores. Probioma cree que como alternativa se  debería dar mayor impulso a la energía solar y eólica, que son renovables.

El biocombustible igual será subvencionado

El físico y analista en hidrocarburos, Francesco Zaratti, advirtió que la producción de etanol, recibirá subvención como actualmente ocurre con la gasolina y el diésel.

“Se justifica que con el etanol se reducirá el subsidio a la gasolina importada, eso no es cierto, el subsidio crecerá”, precisó.

Añadió que es mejor que la subvención a los carburantes se quede en el país con los efectos multiplicadores para la economía y el empleo que tiene una inversión en el agro. “Sin embargo, ese concepto correcto hay que aplicarlo al biodiésel antes que al bioetanol, porque el subsidio al diésel es el más oneroso para el Tesoro”, subrayó Zaratti.

El director de la ONG Probioma, Miguel Ángel Crespo, explicó que el precio del alcohol cuesta entre ocho y 10  bolivianos el litro y ése es el valor que se  deberá pagar a los productores.

  “Eso significa que el precio  de etanol  va a ser superior y alguien deberá subvencionar, la gente no va a aceptar un incremento de precios”, alertó.

De la caña de azúcar se obtendrá  alcohol anhidro y su mezcla con gasolina de forma gradual desde un 10% a 25%, se obtiene el etanol.

El presidente Evo Morales informó que hasta 2025 se prevé sacar al mercado  8.236 millones de litros de etanol-88, una variedad de combustible.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s