La dignidad de la Tierra

[OBBCCD/LEONARDO BOFF/18 DE SEPTIEMBRE DE 2018]

BoffLeonardo_2_Au

Leonardo Boff, Teólogo Católico de La Orden Los Siervos de María – Escritor- Profesor y Ecologista Brasileño.

Hace un año que yo tengo el privilegio de trabajar junto a Miguel D´Escoto, el ha tenido una inspiración creo que no viene de él, sino viene de una instancia más alta la llamemos Dios, de elaborar una Declaración Universal del bien común de la tierra y de la humanidad que sería el eje central de la reinvención de la ONU, con sus mecanismos internos con un tribunal para juzgar los crímenes ecológicos y ambientales y una institución que sea al servicio de las tres grandes instancias, valores, realidades que están amenazadas, la vida, la humanidad y la tierra como madre.

No se trata de desarrollo sostenible, ni de mercados, ni de ganancias, sino se trata de la vida y su diversidad y la tierra como madre y por eso como super organismo de vida yo espero mucho, de la resonancia mundial de esa documentación que fue fruto de todo ese trabajo de pensamiento alternativo, buscando rediseñar las relaciones con los seres humanos, con nosotros mismos, con la naturaleza, con la tierra, con la instancia más arriba, con el mayor que nos cubre y nos acompaña que es la realidad de Dios.

Cuando el 22 del año pasado con la presentación del presidente Evo Morales se aprobó que desde ahora no se celebra el día de la tierra sino el día de la Madre Tierra, con ese cambio a mi criterio se ha creado una revolución en nuestra forma de mirar el planeta tierra. Una cosa es decir tierra porque se puede comprar, vender, explotar económicamente e investigar científicamente; otra cosa es decir Madre Tierra porque a una madre no se puede explotar, ni comprar, ni vender, sino a la madre hay que cuidar, amar y venerar pues esta relación que tenemos con nuestra madre hay que tributarla a la Madre Tierra a la Pachamama de los andinos, a Tonantzin del Caribe, de Nicaragua a la Magna Mater de las culturas mediterráneas, la gran madre.

Entonces atribuir tales valores a la tierra porque es madre, conlleva a afirmar que ella es sujeto de derechos y de dignidad y eso no es común, es relativamente nuevo en la reflexión jurídica porque se dicen que dignidad y derechos son reservados solamente para los humanos, portadores de conciencia e inteligencia; y con eso predomina una visión antropocéntrica, como si nosotros excesivamente fuéramos portadores de dignidad, olvidando que somos una parte de un todo más grande, olvidando lo que dice la carta de la tierra que cada ser independiente del uso que hacemos tiene un valor intrínseco, por eso tiene que ser respetado porque todo lo que existe merece existir, todo lo que vive merece vivir, si todos los seres merecen esa actitud de respeto, comprensión, compasión mucho más lo merece la tierra. Como dicen muchos cosmólogos modernos, que el espíritu si está en nosotros es una señal que antes estaba en el universo, porque estaba en el universo ha podido estar y está en nosotros, por eso la tierra es portadora de espíritu como todas las cosas y espíritu tiene su dignidad y su subjetividad.

Yo quería presentar aquí unos argumentos a favor de esa idea de la tierra, de tener derechos y dignidad, porque hay el marco jurídico para un tribunal, pero ese marco jurídico necesita un marco teórico, que le de legitimidad, una fundamentación filosófica de razón. Primer argumento, es que hay una tradición altísima en todas las culturas de considerar a la tierra como madre, porque ella nos ofrece todos los elementos que necesitamos para vivir y las ciencias de la tierra y de la vida por vía científica han demostrado que la tierra no es como pensamos, algo que no tiene espíritu, que no tiene vida, sino que la tierra es un súper organismo vivo que articula lo físico, lo químico y lo biológico de tal manera que ella se hace siempre productora de vida y por eso se la ha llamado a ese súper organismo vivo Gaia. Pero hay que entender que la Pachamama y la Gaia son la misma realidad y hay nombres famosos que se han optimizado para traer las pruebas, las comprobaciones de esta realidad; el nombre más conocido es James Lovelock que primero proyectó la hipótesis que a partir del 2001 se transformó en teoría científica, que es el estatuto de la verdad científica, que la tierra efectivamente se comporta como súper organismo vivo y es viva.

El reto hoy es unir la más alta ancestralidad de los pueblos originarios que entendía a la tierra como Pachamama, como madre y la punta de la investigación de la nueva biología y cosmología que  entiende  la  tierra  como  súper  organismo  vivo.  Hay  que unir las dos, porque se refuerzan una y otra; la primera es más como intuición, sentimiento, la segunda es consecuencia de una investigación científica y el tercer legado es lo que los astronautas nos han dejado desde la luna, desde sus naves espaciales; ellos han dicho con mucha conmoción desde afuera de la tierra, mirando la tierra no se ve separación, no se ve división entre tierra y humanidad; tierra y humanidad forman una sola entidad por eso que hombre en las lenguas latinas viene de humos, viene de la tierra. Somos tierra.

La tradición judaico cristiana, Adam viene de Adam hebraico. Adamá es tierra fértil fecunda y Adam es el hijo, la hija de la tierra fértil; como lo decía hace poco Miguel D`Escoto, nosotros somos tierra que piensa, que siente, que danza, que celebra, somos tierra no tenemos que negar nuestras raíces terrenales, por eso  la tierra es humanidad porque los astronautas nos han revelado, nos presentan la profunda pertenencia de la  humanidad-tierra y más que esa tierra ha creado condiciones para producir la vida. La tierra tiene como 4 o 3 mil millones de años y a lo largo de su evolución ha creado casi en 3 o 8 millones de años la vida como momento de la tierra y la vida humana como momento de la vida.

La tesis central de James Lovelock cuando habla de la tierra como organismo de vida y Gaia, dice que los organismos vivos dan vida, ha creado su hábitat, la biosfera es una creación de la propia vida para crear el medio ambiente que sea favorable y por eso que la tierra misma viva tiene un valor intrínseco en sí misma, productora de todo tipo de vida que solamente un ser vivo puede producir seres vivos y así es con la tierra.

Si los seres humanos poseen dignidad y derechos como es consenso de todos los pueblos y si la tierra y los seres humanos constituyen una única realidad compleja, entonces podemos decir que la tierra participa de la dignidad de los derechos de los seres humanos, por eso no puede sufrir sistemática agresión y la explotación, depredación  por  un  proyecto  de  civilización  que  apenas  ve  a la tierra como algo sin inteligencia y que no hay que respetar negándole el valor autónomo y la explota en función a la relación de bienes acumulables, materiales es una ofensa a la dignidad de la tierra, una violación a sus derechos; impedir que se mantenga entera, limpia con capacidad de reproducirse y autogenerarse.

Por fin hay muchos argumentos que me parecen importantes que se deriva de una visión cuántica de la realidad y por ahí tenemos que pensar con los aportes más avanzados de la física, de las partículas del mundo subatómico, esa realidad cuántica siguiendo Einstein, Niels Bohr, Heisenberg, los fundadores de esta nueva visión del mundo, ellos afirman que todo en el fondo es energía en distintos grados de densidad, la materia existe tendencialmente, no existe materia, es energía altamente condensada.

Yo me acuerdo en las clases que seguía en el último semestre  la universidad de Munich de Eisenberg, el formulador de la física cuántica que sentado en la mesa decía que si yo transformo un centímetro cúbico de esa silla, en la que estoy sentado, en pura energía puedo destruir todo el sistema solar, solamente con un átomo, es más sencillo que la utilización del hidrógeno con la cual hemos construido la bomba atómica que ha ocasionando tantos millares de víctimas; imagínense millones y millones de átomos presentes en ese centímetro cúbico de materia transformada en energía van destruir gran parte de nuestro sistema solar, una parte de la vía láctea. Entonces la realidad está constituida de energía que se forman en redes de energía y que se relacionan mutuamente y de forma permanente y continuada.

La frase famosa que Niels Bohr formuló de la física, de la energía, de la realidad última es que todo puede cambiar en todos los momentos, en todas las circunstancias, no existe nada fuera de la relación y aquí viene un dato que entró en el conocimiento de la ciencia  a partir de los años 50, antes decíamos que la materia que es energía condesada tiene masa donde viene toda la física moderna desde Galileo Galilei. Después hemos descubierto que tiene energía eléctrica, energía nuclear y hay todo el proceso de industrialización moderna, a partir de los años 50 nos hemos dado cuenta que la masa no solo tiene energía, tiene información que puede ser descodificada, puede ser acumulada y así todos los seres en la medida  en la que se relacionan van acumulando e intercambiando informaciones y cada uno lo hace a su manera propia. Eso significa que cada uno empieza a tener una historia propia, empieza a tener un tipo de subjetividad que se va a cumulando hasta llegar a la extrema complejidad, que es el ser humano con la conciencia que refleja, las capacidades de percibir valores y ejercer autoridad y tomar decisiones.

Entonces la realidad es llena de informaciones y la tierra de 3 mil millones de años guarda la memoria ancestral de su historia evolucionaría, ella tiene subjetividad e historia, lógicamente su subjetividad es diferente de la nuestra pero la relación no es la misma ese todo en todo, como nosotros lo llamamos entre esos todos  que  combinan  y  cambian  información  la  diferencia  no es de principio, la diferencia es de grado en los minerales, en los vegetales, en los grados menos complejos y en nosotros en grados altamente complejos. Entonces esa subjetividad hace que todos los seres sean seres que tengan historia quienes están ahí para ser respetados, acogidos y vivir con nosotros en esa inmensa comunidad de vida dentro de esa comunidad también cósmica una razón más para entender con los datos de la ciencia cosmológica que sigue avanzando y que nos dice que la tierra tiene dignidad por eso es portador de derechos y por nuestra parte caben deberes de cuidarla, de amarla, de mantenerla saludable, para poder generar y ofrecer los bienes y servicios que lo está haciendo hace millones de años, yo creo que ahora empieza el tiempo de la bio-civilización en la cual la humanidad de la tierra digna y con derechos reconoce la reciproca pertenencia, el origen y el destino común; como decía el Presidente Evo Morales en la ONU el siglo 20 fue el siglo de los derechos humanos  personales y sociales, el siglo XXI será el siglo de los derechos de la tierra, de la naturaleza, de las aguas, de las forestas, de los animales, de la dignidad de la Madre Tierra.

Muchas Gracias.

* Extracto de su ponencia en el Panel de Derechos de la Madre Tierra el 21 de abril 2010 en la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra, Tiquipaya, Cochabamba, Bolivia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s