Lluvia causa zozobra en Tiquipaya

Fuente: Los tiempos 18/01/2021, título original «33 ml/m2 de lluvia inundaron casas y causaron zozobra en Tiquipaya«.

Al menos 33 mililitros por metro cuadrado de lluvia fueron suficientes para inundar más de un centenar de casas en Colcapirhua y Cercado. Mientras el temor se apoderó de los vecinos en Tiquipaya por la crecida del río Taquiña. Todas las torrenteras del eje metropolitano crecieron en su caudal y dos rebalsaron, informó el secretario de la Madre Tierra de la Gobernación, Edver Flores. 

Cochabamba amaneció nublada y a las 10 de la mañana comenzó a llover con fuerza; sonaron truenos y también hubo viento. Según el registro de la Gobernación, cayeron 33 milímetros por metro cuadrado. Se trata de una cantidad superior a la regular que oscila entre 8 y 12 ml/m2. “Esto ya representa un riesgo”, dijo Flores. 

En efecto, no tardaron en comenzar los llamados y mensajes de alerta en tres municipios, principalmente: Tiquipaya, Colcapirhua y Cochabamba. 

Desbordes

Flores explicó que la crecida de afluentes se registró en todas las torrenteras del eje metropolitano. En algunos casos en mayor magnitud que otros, pues en dos torrenteras hubo rebalse a las vías y viviendas aledañas.

“Esto ocurre porque las torrenteras nacen en el Tunari con amplio espacio para bajar, pero este espacio se estrecha más y más conforme llega y pasa por las áreas urbanas; entonces la capacidad se ve rebasada”, explicó el secretario. 

A esto se suma otro problema, que es el de la basura. Vecinos de las torrenteras enviaron pedidos de auxilio para que los municipios asistan con maquinaria para retirar tapones de residuos que se generaban en los puentes. 

Varias torrenteras descendían con palizada y en el camino se encontraban con escombros, bolsas y talegos que deja la gente en los torrentes y que se convierten en un riesgo en las lluvias.

Colcapirhua

Dos zonas de este municipio fueron las más afectadas. Una de ellas corresponde al sector Duralit, entre los kilómetros 7 y 8 de la avenida Blanco Galindo hasta la Víctor Ustariz. En este caso, fue la torrentera Rumi Mayu, que baja desde la zona de Coña Coña, la que rebalsó. 

Según la Dirección de Desarrollo Productivo del municipio, se trató de cerca de 400 casas que tuvieron algún tipo de problema a causa del caudal. Desplegaron a todo su personal de la Unidad de Gestión de Riesgos (UGR) para apoyaron con bombas a las familias y retirar el agua de sus viviendas. 

Asimismo, se encuentran en proceso de cuantificar las afectaciones a algunas plantaciones.

Según testimonios de los vecinos, el agua alcanzó una altura de hasta 30 centímetros. 

Cochabamba

La velocidad y la fuerza de la torrentera en la avenida Beijing y Tadeo Haenke generó asombro entre los vecinos, que no recuerdan la última vez que presenciaron un caudal de esa magnitud. Este afluente también rebalsó y generó inundaciones en varias viviendas y calles aledañas.

La UGR de la Alcaldía de Cochabamba activó la totalidad de sus cuadrillas y equipos para asistir las viviendas afectadas. Según reportes del municipio, se llevaron bombas para extraer el agua de las viviendas y también maquinaria pesada. 

Los vecinos y miembros de la Alcaldía tuvieron que retirar el barro y la palizada de las calles y también del caudal para evitar taponamientos más adelante. Aun así, el agua superó la capacidad del torrente. 

Asimismo, se registraron decenas de calles anegadas, principalmente en centro de la ciudad, por La Cancha y el final de la avenida Ayacucho. Las alcantarillas también rebalsaron e incluso se vieron ratas ahogadas flotando en el agua por las calles. 

Tiquipaya

Luego de casi tres años de la mazamorra provocada por el río Taquiña, las lluvias y este caudal en particular generan miedo en los vecinos. En efecto, el afluente tuvo una crecida que dañó uno de los colmatadores y bajó con fuerza, pero no se llegó a desbordar. 

El Secretario Departamental de la Madre Tierra explicó que se desplazó maquinaria hasta el lugar para retirar la palizada que trajo consigo el afluente. El objetivo es evitar el desborde y afecte a las viviendas que aún no logran recuperarse de las constantes arremetidas del río. 

Aun así, las lluvias también generaron destrozos en el municipio. Se reportaron más de 17 mil pollos muertos en una granja de la comunidad Sirpita en Tiquipaya. 

La UGR del municipio informó que llevó maquinaria para ayudar a la granja a sacar a los animales y limpiar el agua y barro.

Los alcaldes de estos municipios, la Gobernadora y el Viceministerio de Defensa Civil sostendrán una reunión hoy para determinar acciones preventivas en estos días. 

Fue una jornada de intensas precipitaciones y asombro para los pobladores que atestiguaron caudales fuertes. Sin embargo, los daños pueden ser menores si se evita botar basura en las calles. 

Pronostican lluvias toda la semana

Según el Servicio Nacional de Hidrología y Meteorología (Senamhi), las lluvias persistirán a lo largo de toda la semana. Sin embargo, se estima que los niveles de precipitación no superen los 8 mililitros por metro cuadrado. 

Entre el martes y el miércoles también se esperan tormentas eléctricas. Asimismo, la temperatura tendrá un mínimo de 10 grados centígrados y llegará a un máximo de 28 con vientos relativamente moderados, a excepción del jueves, cuando serán un poco más fuertes. 

Crecida de río en el trópico lleva al cierre de puente

La región del trópico de Cochabamba tampoco está exenta de las lluvias y crecidas de ríos. En estos casos, el caudal es tan fuerte que uno de los afluentes dañó un puente y se determinó el cierre del mismo. 

Se trata del puente Isarzama, ubicado entre Ivigarzama y Entre Ríos, que se tuvo que cerrar al tráfico vehicular desde ayer. La estructura, que es parte de la carretera que une Cochabamba y Santa Cruz, tuvo hundimiento en la plataforma y desplazamiento de entre 5 y 10 centímetros entre bloques, informó la Policía. 

Es así que la Unidad de Tránsito determinó el desvío de los motorizados por el puente nuevo. Sin embargo, la circulación es controlada para evitar accidentes. 

A esto se suma que 12 ríos de esta región se encuentran en alerta roja, emitida por el Servicio Nacional de Hidrología y Meteorología (Senamhi). 

La alerta roja se extenderá del 17 al 20 de enero para los afluentes: Chapare, Veinticuatro, Chipiriri, Eterazama, Ichóa, Isiboro, Ichilo, Ivirgarzama y Chimoré. Todos pertenecen a la cuenca alta del río Mamoré, informó el director regional del Senamhi, Erick Sosa.

La Gobernación también desplegó cuadrillas con lanchas y material para apoyar a las familias que se encuentran próximas al río Veinticuatro. Este afluente ya se desbordó hace una semana y existen posibilidades de que vuelva a ocurrir en los siguientes días y sea necesario evacuar.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: