China debe contribuir a frenar la pérdida de ecosistemas por soya

el

Fuente: Diálogo Chino 22/03/2021

En los últimos 25 años, las importaciones de soja de China han crecido un 25% anual en promedio, hasta alcanzar casi 100 millones de toneladas el año pasado. A nivel mundial, el año pasado se cultivaron 362 millones de toneladas de soja, un 46% más que en 1994. El principal productor, Brasil, cultiva actualmente soja en 38,3 millones de hectáreas, con un aumento medio anual del 13% desde 2000.

Mientras esto ocurría, y en gran parte debido a ello, las áreas de vegetación tropical en Sudamérica se redujeron rápidamente.

Estos hechos nos llevan a preguntarnos: ¿Es sostenible la industria mundial de la soja? ¿O va a destruir todos los ecosistemas tropicales? ¿Cómo podemos garantizar que su producción y comercio sean sostenibles?

Entre 2006 y 2017, fui vicepresidente de la Asociación de la Industria de la Soja de China, a cargo de sus operaciones diarias. Participé en consultas sobre políticas nacionales y facilité la cooperación entre productores, procesadores e investigadores de soja. También ayudé a desarrollar la Plataforma de Comercio Sostenible de Soja entre China y Sudamérica, una iniciativa conjunta del WWF, el Instituto Paulson y Solidaridad, y también las Directrices de Soja Sostenible de China (el primer documento de este tipo en China).

Me gustaría compartir mi opinión sobre estas cuestiones.

La alimentación animal impulsa la expansión de la soja

Desde la Segunda Guerra Mundial, la población humana ha pasado de 2.500 millones a 7.700 millones. Durante el mismo periodo, la tierra cultivable en todo el mundo aumentó de 1.200 millones a 1.720 millones de hectáreas. El cambio más significativo en la agricultura ha sido la fuerte expansión de las tierras destinadas al cultivo de la soja.76.8
millones de toneladas de soja fueron utilizadas para alimentación animal en China en 2020

La industria ganadera, en rápido crecimiento, necesitaba fuentes de proteínas para el forraje. En un principio se utilizaba principalmente la harina de pescado. Ahora que la pesca está agotada, se utiliza la soja en su lugar. Entre 2008 y 2020, la cantidad de harina de soja utilizada en la alimentación animal en todo el mundo aumentó de 151 a 254 millones de toneladas. En China, el aumento fue de 31,67 millones a 76,83 millones de toneladas. La industria ganadera consume proteínas de soja y produce carne, huevos y leche.

Tanto la soja como el maíz son materias primas fundamentales para la producción de forraje. El maíz, fuente de almidón, puede sustituirse por otros cultivos básicos. Pero ningún otro cultivo ofrece una alternativa a la soja como fuente de proteínas, y la demanda de la industria ganadera es inelástica. Por ello, la soja se ha convertido en el cultivo básico más deseado del mundo, y posiblemente el más controvertido.

Tanto su oferta como su demanda han aumentado, y el mercado se ha vuelto global: si un país planta menos soja, otro responde plantando más; las menores importaciones de un país significan que otro comprará más. No podemos fijarnos sólo en los grandes actores como Brasil, China y Estados Unidos.

La mayor parte de la pérdida de vegetación tropical se ha producido en Sudamérica. Esto no es como en el pasado, cuando los agricultores podían desbrozar la tierra para dar sustento a sus familias. Tampoco es enteramente culpa de Brasil o Argentina. He visitado lugares de deforestación en Sudamérica y he visto bosques primarios quemados hasta convertirse en cenizas y árboles antiguos arrancados del suelo por maquinaria pesada. La pérdida de bosques y hábitats animales es devastadora. Ese proceso modernizado de deforestación está impulsado por la rentabilidad, y esto no es exclusivo de Sudamérica: lo mismo se ha visto en otras regiones como el sudeste asiático.

Después de la tala, las vastas tierras tropicales son ideales para las operaciones agrícolas a gran escala. Esto, combinado con la mecanización y el uso liberal de herbicidas, pesticidas y fertilizantes, convierte a Sudamérica en la región más barata del mundo para cultivar soja, lo que supone una gran ventaja en los mercados mundiales.

Mientras tanto, en Rusia y en otros lugares de Europa del Este, vemos grandes cantidades de tierras de cultivo sin utilizar. El marcado contraste representa un fracaso de la agricultura mundial.

Como todo el mundo sabe, el capital tiene una dualidad. Por un lado, fluye y al fluir moviliza recursos y crea valor. Pero también es explotador, obteniendo grandes beneficios a costa de la salud del medio ambiente.

Desde hace casi un siglo, los duros hechos de las extinciones, el calentamiento climático y la contaminación nos advierten de que la ley de la selva no funciona para la sociedad humana. Debemos frenar el capital y los daños que causa y utilizar nuevas ideas y leyes mejoradas para proteger el medio ambiente y garantizar una economía sostenible.

Con la creciente preocupación por la nutrición, la soja ya no es el patito feo

La soja se originó en China, y hace 8.000 años los humanos recogían soja silvestre para comer. El cultivo de la soja comenzó hace 5.000 años y hace 2.600 los chinos empezaron a fabricar tofu de soja. El pueblo chino y la humilde soja tienen una larga historia compartida.

Sin embargo, durante algún tiempo los responsables políticos lo consideraron un cultivo de bajo rendimiento, un patito feo que no merecía ser incluido en los planes de seguridad alimentaria. Por ello, China depende cada vez más de las importaciones.

Actualmente, el rendimiento de la soja en China es inferior a 200 kilogramos por mu (666 metros cuadrados), mucho menos que el del maíz, el arroz o el trigo. Pero mírenlo de otra manera: La soja cultivada en China tiene un 40% de proteínas, una proporción superior a la de la carne de cerdo, vacuno o huevo, y varias veces más que el peso equivalente de otros cultivos de cereales. La soja también tiene un 20% de grasa y es rica en ácido fólico y vitamina E – de nuevo, otros cultivos no pueden competir.

A medida que China se vuelve más próspera, se presta menos atención a la cantidad de alimentos y más a la nutrición. Ahora podemos ver que la soja, en lugar de ser el patito feo, es en realidad un cisne. Un mayor uso de la soja como alimento para los seres humanos, en lugar de para el ganado, ayudaría a proporcionar nutrición y a reducir las presiones medioambientales causadas por el cultivo de soja para forraje.

La sostenibilidad de la soja requiere un esfuerzo global, y China puede liderarlo

La protección de los bosques tropicales y la biodiversidad, así como la lucha contra el cambio climático, son cruciales para el futuro de la humanidad. Tenemos que empezar a trabajar juntos hoy mismo. Ningún individuo, ninguna empresa, ningún país puede quedarse atrás.

Creo que hay que tomar seis medidas si queremos ver la sostenibilidad de la soja en todo el mundo, algunas de las cuales requieren cambiar las políticas y los hábitos de consumo en China.

  1. Las naciones desarrolladas y las multinacionales del comercio de cereales deberían apoyar la legislación para detener la tala de la vegetación tropical en Sudamérica, y rechazar la soja asociada a la tala ilegal.

Los países desarrollados han acumulado capital y tecnología que les dan ventajas en los mercados mundiales. Los países de América del Sur y de otros lugares están menos desarrollados y necesitan el impulso económico de la expansión de las tierras de cultivo. Pero también tienen la responsabilidad de proteger los ecosistemas tropicales. Otros países deberían comprender la situación en la que se encuentran los países sudamericanos y ayudarles a desarrollar otros sectores de su economía, ampliando las oportunidades de trabajo no agrícola y reduciendo la dependencia de la expansión agrícola a través de la deforestación.

Los comerciantes internacionales deberían utilizar su influencia para apoyar la legislación y las iniciativas existentes que protegen los ecosistemas sudamericanos y negarse a comprar soja asociada a la tala ilegal. Dos tercios del comercio mundial de soja tienen como destino China. Las empresas chinas han colaborado con organizaciones internacionales en la elaboración de las Directrices de Soja Sostenible de China, en las que se establecen principios de desarrollo sostenible destinados a proteger el medio ambiente, aumentar la fertilidad del suelo, prevenir la contaminación química y biológica, y proporcionar cosechas seguras y saludables, junto con índices cuantitativos. Las empresas chinas, como la Corporación de Aceite y Alimentos de China (COFCO), la Corporación de Reservas de Granos de China y el Grupo Jiusan, han dejado claro en sus políticas de compras que no comprarán soja asociada a la deforestación ilegal. Estas son las medidas que ha tomado China para fomentar el desarrollo sostenible del sector de la soja.

  1. Trabajar con los países de Europa del Este y África para utilizar las tierras de cultivo abandonadas para ampliar el cultivo de soja

La Iniciativa de la Franja y la Ruta de China ofrece una nueva oportunidad de cooperación agrícola con países de Europa y África. Sus universidades y empresas agrícolas trabajan actualmente en Rusia, Ucrania, Bielorrusia y Uzbekistán para aprovechar tanto las tierras de cultivo abandonadas como los terrenos baldíos con potencial agrícola. La mejora de las variedades de cultivo y de la tecnología también permitirá ampliar la plantación de soja. En la actualidad, Rusia produce apenas 4 millones de toneladas de soja y sólo importa 800.000 toneladas a China, pero las exportaciones potenciales podrían alcanzar los 20 millones de toneladas. El desarrollo del cultivo de soja sólo en Rusia estabilizaría el suministro de soja de China y reduciría la presión sobre los bosques sudamericanos.

  1. Ajustar las políticas de seguridad alimentaria para subvencionar la rotación de cultivos, en lugar de las cosechas

En las políticas de seguridad alimentaria no es necesario elegir entre la soja y el maíz, ya que las normas que cambian constantemente pueden dejar a los agricultores sin saber qué plantar. La soja que cultiva China se destina principalmente al consumo humano, mientras que el maíz se utiliza como forraje. La experiencia ha demostrado que la rotación de los cultivos de maíz y soja en el noreste de China da lugar a rendimientos elevados y constantes. Pero las subvenciones sólo para el maíz o la soja hacen que se repita la siembra de ese cultivo, con lo que se pierde la rotación de cultivos y sus ventajas. En lugar de subvencionar el maíz o la soja, sugiero que el Estado subvencione la rotación de ambos. Los agricultores tendrán la certeza de qué plantar, en lugar de preocuparse por qué subvención elegir, y obtendremos mayores rendimientos y una producción más estable de ambos cultivos.

  1. Aplicación estricta de la ley que regula el comercio de la soja, para garantizar un desarrollo saludable

La soja cultivada para el consumo humano y la destinada a la alimentación animal se han separado, convirtiéndose en dos productos distintos con mercados, precios y políticas diferentes.

Alrededor del 80% de la producción mundial de soja se utiliza en la alimentación animal. Prácticamente todas las importaciones de soja de China procedentes de EE.UU., Brasil y Argentina se utilizan de este modo, y la legislación china exige que estas importaciones vayan directamente a una planta de procesamiento y no se revendan. La harina de soja procesada se utiliza casi exclusivamente como materia prima para piensos.

Mientras tanto, China es el mayor productor mundial de soja para consumo humano, y la variedad no modificada genéticamente y rica en proteínas que se cultiva allí se utiliza en la producción de alimentos. Los procesadores de alimentos europeos importan grandes cantidades de proteína de soja cultivada en China, que tiene una cuota del 50% del mercado mundial de proteína de soja para uso alimentario.

En los mercados internacionales, la soja para consumo humano suele ser 800 yuanes por tonelada (123 dólares) más cara que la soja para forraje. Esto significa que algunos comerciantes ilegales infringen las normas chinas sobre alimentos transgénicos y hacen pasar el producto más barato por consumo humano. Esto perjudica a los productores legítimos de soja y supone un riesgo para la seguridad alimentaria. Las autoridades aduaneras, las autoridades de regulación del mercado y los organismos encargados de hacer cumplir la ley deberían abordar de forma proactiva este tipo de comportamientos para mantener un mercado ordenado y proteger a los productores de soja nacionales de China.

  1. Aprovechar los hábitos de consumo de soja en China para ofrecer una alternativa a las proteínas animales

La soja es una joya de la corona de la cocina china. Los chinos han utilizado la soja para elaborar una impresionante variedad de productos: tofu, leche de soja, piel de tofu, soja fermentada y salsa de soja. La cultura china del consumo de soja se está extendiendo por todo el mundo y está en el centro de una tendencia hacia las proteínas vegetales.

El gobierno chino intenta equilibrar el consumo de proteínas vegetales y animales. La proteína de soja contiene ocho de los nueve aminoácidos esenciales que necesitamos y puede consumirse directamente. Los expertos afirman que cuando se utiliza la harina de soja como forraje, obtenemos 1 kilo de proteína animal por cada 2-4 kilos de proteína de soja, lo que supone un desperdicio de recursos. Una estructura más equilibrada que aprovechara mejor las proteínas vegetales sería más saludable. Y cada tonelada extra de soja utilizada para el consumo humano podría reducir su uso en el forraje animal en 2-4 toneladas.

Sugiero que el Estado se centre tanto en el desarrollo del uso de la soja en la alimentación como en el crecimiento de la industria ganadera. Sugiero que anime a los científicos y a las empresas a colaborar para mejorar las técnicas de procesamiento, aumentar la producción y la calidad, y promover el uso de nutrientes de la soja como carnes de origen vegetal, alternativas a la leche, péptidos, aminoácidos y lecitina de soja. Mientras tanto, podemos mejorar la composición de nuestra industria ganadera aumentando la proporción de animales alimentados con hierba, mejorando los piensos y potenciando el índice de utilización de las proteínas.

  1. Reducir el desperdicio de alimentos de los restaurantes y de la mesa de la cocina

Según un reciente informe del Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional, el sector de la restauración en las ciudades chinas desperdicia entre 34 y 36 millones de toneladas de alimentos al año. Un estudio universitario reveló que los hogares desperdician el 17% de su comida, mientras que el 20% de la comida de las mesas de los restaurantes acaba en la basura. Mientras tanto, los datos de la Oficina de Información del Consejo de Estado muestran que más del 50% de los adultos chinos tienen sobrepeso u obesidad, y los niveles aumentan en todos los grupos de edad y zonas de China.

Reducir ese desperdicio a la mitad ahorraría a China más de 60 millones de toneladas de alimentos al año. Esto liberaría tierras para el cultivo de soja, reduciendo en gran medida nuestra dependencia de las importaciones de soja y equilibrando la oferta y la demanda mundial. La reducción de la demanda de carnes y grasas, por su parte, reduciría en gran medida el uso de la soja como forraje. Evitar el desperdicio de alimentos es un enfoque ecológico para proteger la vegetación tropical.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s